No más AFP, impuesto permanente a los altos patrimonios y elevar la carga tributaria en hasta 10 puntos del PIB en cuatro años, son solo algunas de las propuestas económicas del precandidato presidencial del partido comunista, Daniel Jadue, que oficializó este miércoles con la entrega de su programa de gobierno.

Frente a ello, el exministro de Economía del segundo gobierno de Michelle Bachelet, Luis Felipe Céspedes, dijo a Pulso TV que este tipo de planteamientos son más bien una manifestación de intenciones, con pocas opciones de materializarse.

“(En) Lo de aumentar la carga tributaria en 10 puntos en 4 años, lo que se hace más bien es una manifestación de intenciones que no tiene un correlato con algo que sea verdaderamente posible de hacer, sin afectar significativamente la marcha de la economía, sin afectar significativamente los empleos que se crean. En estas épocas electorales vamos a escuchar muchas propuestas, pero creo que dado el contexto en que está el país, tratando de recuperarnos de una pandemia, hay que ser muy, pero muy responsables, y este tipo de planteamientos no va en la dirección de hacerle una propuesta responsable a la ciudadanía, una propuesta verdaderamente de cambios que sean sostenidos”, sostuvo Céspedes.

El alcalde de Recoleta, dijo la semana pasada en Bloomberg News que si gana las elecciones esa reforma tributaria será para financiar la creación de un nuevo sistema de pensiones y otros programas. Céspedes insistió en que no es algo viable en un período de gobierno.

Aumentos de esa magnitud no son aumentos que hayamos visto en países que tengan algún tipo de cercanía con el nuestro. Además, me parece poco responsable sostener que se puede aumentar 10 puntos la carga tributaria en cuatro años y que todo lo demás va a quedar constante, y que vamos a ser capaces de hacer todas las otras cosas que se están prometiendo. Entiendo que existe una demanda importante por mayor niveles de redistribución e igualdad en nuestro país, pero tenemos que hacerlo, nuevamente, sobre la base de un crecimiento que nos permita poder lograr que esas tareas sean sostenibles en el tiempo”, manifestó.

Por otro lado, indicó que las propuestas están en los extremos y que a su juicio la forma en que se ha planteado la discusión ha sido equivocada. Aseguró además que estas ideas polarizan la discusión económica.

“En el gobierno pasado llevamos adelante una ley de libre competencia, que en mi opinión es fundamental si queremos hablar de crecimiento, si queremos hablar de competencia, de productividad, que fue un tema central en el IPoM (…) Se necesita una colaboración y un Estado robusto en la provisión de bienes públicos productivos. De las propuestas que menciona no he visto ninguna en esa línea. Me parece que más bien que tienden a polarizar la discusión económica y que no existen experiencias exitosas sobre la base de ese tipo de políticas”, afirmó.

/