Solo el 10% de las empresas de inversión institucional encuestadas por JPMorgan comercian con criptomonedas, y casi la mitad etiqueta la clase de activos emergentes como “veneno para ratas” o predice que sería una moda pasajera.

El bitcóin, la criptomoneda más grande del mundo, cayó a un mínimo de cinco meses el martes, extendiendo las pérdidas por la creciente represión de China contra la minería y el comercio de criptomonedas. Asimismo, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos ha dicho que le gustaría ver más regulación sobre este tipo de comercio.

De las empresas que no invirtieron, el 80% no tiene previsto hacerlo ni comerciar con criptomonedas, según el sondeo realizado en la conferencia Macro, Cuantitativa y de Derivados de JPMorgan, a la que asistieron unos 3.000 inversores de alrededor de 1.500 instituciones.

/