Tantos candidatos a la presidencia del país, algunos ex ministros, otros eternos postulantes, otros aprovechando su cuarto de hora, otros con cargos públicos, otros congresistas, pero todos corriendo en la carrera de quien llega primero al sillón presidencial, no importando los codazos y las zancadillas, da lo mismo a quien le duela.

Dicho lo anterior, hoy si quieren escuchar a la gente, cosa que no hicieron o no quisieron ver en sus respectivas comodidades y con sueldos asegurados. Nos ofrecen diversas alternativas en el ámbito previsional, con propuestas añejas, algunas vigentes, otras más de lo mismo, con algunos cambios, pero de consenso o acuerdos, ninguna en realidad.

El tema de mejorar las pensiones, es algo que ya lleva 40 años, que cada vez que se inicia un  nuevo gobierno, lo primero que ofrecen es arreglar, cambiar, mejorar, el sistema previsional vigente, sin embargo, es algo muy complejo que requiere de acuerdos transversales y que no se ha logrado porque ni siquiera es suficiente un estallido social o delictual, ni menos una pandemia mundial, para que todos dejen de lados sus intereses partidistas y se preocupen de las pensiones miserables de hoy, y que serán paupérrimas mañana.

Este barco necesita un buen capitán, que no sólo sepa navegar en aguas tormentosas y a la deriva, sino su ancla se clave en un puerto seguro. Las pensiones en todo el mundo, es un tema delicado y no fácil de solucionar, porque no solo depende de ese personaje a elegir, sino de sus ideas y su forma de ver el horizonte y principalmente el objetivo al que quiere llegar.

Necesitamos un “guardaespaldas” o un “samurái”, para proteger esos ahorros de los trabajadores, qué se encuentran en las AFP destinados para la pensión, para que ningún candidato(a) intente siquiera mirarlos y menos incautarlos, el esfuerzo de toda una vida y que estos desaparezcan, como un mago lo hace con un conejo a vista de todos.

Es de esperar que se tengan ideas modernas o dignas de la época actual y no setenteras añejas, de 50 años atrás, que quedaron obsoletas y que no funcionaron en el pasado, y menos lo harán en el futuro. Que importante es lo que se viene próximamente, dentro de un contexto de pandemia no superado, donde los ofertones abundan y las ideas reales escasean. Sin acuerdos concretos en el tema previsional, sólo seguiremos anclados en discusiones populistas e irreales.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com