Al intervenir en la reunión del Consejo de Ministros cuya reseña publica hoy el diario oficial Granma, el presidente de Azcuba, Julio García, mencionó entre las causas del bajo rendimiento «deficiencias organizativas y de dirección», equipos rotos, baja calidad de la materia prima y el tiempo perdido en la cosecha y el transporte.

Añadió que también influyeron negativamente «las dificultades financieras, afectaciones climatológicas, los problemas acumulados en la infraestructura de los centrales y la indisciplina laboral y tecnológica».

Ante ese panorama, el primer ministro cubano, Manuel Marrero, informó sobre la creación de un grupo de trabajo para evaluar «integralmente» la situación de la zafra azucarera, la industria y las tierras dedicadas al cultivo de la caña, así como la producción de azúcar y sus derivados en el país, según Granma.

A partir de los resultados de ese análisis se adoptarán medidas que garanticen «la vitalidad de estas actividades, que tanto han significado en lo económico y en la historia de Cuba», afirmó Marrero.

/