Gabriela Salvador (52, 3 hijos), directora ejecutiva de Vantrust Capital, se sorprendió al enterarse de que había ingresado al G100, un grupo selecto que reúne a mujeres líderes a nivel global. La sorpresa vino porque no es una figura pública, pero no por los pergaminos para ingresar.

A lo largo de sus 30 años de carrera, esta ingeniera comercial ha encabezado 25 tipos de gerencias, especialmente en la banca, pasando por el Citibank, Banco de Chile y Corpbanca. Hoy es directora ejecutiva de VanTrust Capital, empresa que fundó junto a su marido Patricio Nazal hace 14 años. También es presidenta de Red América Conecta y vicepresidenta de la fundación ChileConverge, la que fundaron para ayudar a las pequeñas y medianas empresas. También fue Consejera de la Asech.

Dice que toma este reconocimiento con “una sensación de responsabilidad brutal”. Hay que contagiar a muchas mujeres con este tema del emprendimiento -agrega-, del empoderamiento y en el valor que generan en la economía, ya sea desde el trabajo en la casa, como las cuidadoras, las emprendedoras o el emprendimiento social. “Eso es un tema que es fundamental y creo que si puedo servir de puente para que eso se reafirme en Chile, con eso ya me doy por pagada (…) Creo que se lo dieron a la persona correcta por lo responsable y tenaz que soy, y lo tomo como un desafío”.

Como tal, también aborda otras temáticas. Estima que la inversión se frenará en el país debido a la incertidumbre política instalada en medio de una carrera presidencial, donde aún no hay claridad sobre quiénes llegarán a la papeleta de noviembre, a lo que se suma la instalación de la Convención Constitucional, donde ningún sector por sí solo tiene mayoría.

¿Por qué cree que logra llegar a este reconocimiento?

“Si hay cien mujeres que tenían que estar y había una silla para Chile, creo que conjugo dos cosas, porque si bien es cierto durante toda la trayectoria en banco no tuve un reconocimiento público, porque cuando trabajas en las instituciones financieras uno es bastante low profile, porque no puedes tener como voz propia, estás bastante silente. Cuando uno ya tiene su propia empresa y dentro de eso miras cuántas mujeres empresarias que han formado empresas financieras existen y que no son herederas de empresas financieras, no sé cuántas más hay en Chile, creo que no hay muchas. El segundo punto es qué haces con la utilidad, y parte de nuestra utilidad fue para armar una fundación para ayudar a los Pymes que se llama Chile Converge (…) el ser empresario y generar tu propia fundación creo que no es algo que se dé, quizás por eso fui elegida. No soy una cara pública, pero creo que se conjugaron esos dos atributos que en general no se dan en una sola persona”.

¿Se esperaba este reconocimiento o fue una sorpresa?

Fue totalmente una sorpresa. La verdad es que nunca en la vida lo pensé, creo que dado que siempre he sido de un perfil bajo, entonces cuando tienes un premio así de relevante uno no lo espera. Uno piensa que estos cargos se llenan con la gente que tiene un perfil más alto y más conocido.

¿Cuál siente que es la importancia de este reconocimiento?

“Hay un empuje clave con todo lo que hemos retrocedido (en pandemia), con el nivel de cesantía actual. El 70% de la mano de obra de este país y la gente que trabaja es micro, pequeña y mediana empresa, y hay un 20% de cesantía que no va a ser absorbido por las grandes empresas que ya aprendieron a mantenerse livianas. Esa reconversión a nivel de emprendimiento de pymes va a tener que ser por ahí, entonces el chileno tendrá que transformarse y empezar a emprender. Además, con el nivel de incertidumbre la inversión de afuera no va a llegar, entonces no habrán grandes trabajos para ofrecer en empresas tradicionales, el trabajo tendrá que venir por el emprendimiento”.

El crecimiento económico ha sido bastante alto en los últimos meses, pero vemos que se ha sustentado principalmente por el consumo y no por la inversión. ¿En base a eso dice que ahora más que nunca es importante el emprendimiento?

“Veo con preocupación cómo está saliendo y como se va a frenar la inversión en el país por la incertidumbre, es un tema que, dado la estructura de los candidatos a la presidencia, no deja tranquilo a ningún inversionista. Eso ha implicado que uno frene la inversión, por ende lo que es importante es generar el trabajo para el emprendimiento, porque el emprendimiento no es tan relevante en la inversión como son las grandes empresas. A lo que voy con la relevancia del emprendimiento es por el tema de generar capacidad de trabajo e ingresos”.

/