La histórica caída de las emisiones de carbono registrada en 2020 debido a las restricciones impuestas por la pandemia “corre el riesgo de revertirse” a medida que los países se desconfinan y regresa la actividad económica, avisó este jueves el economista jefe de BP, Spencer Dale.

Dale encabezó la presentación por internet de la Revisión estadística de la energía mundial 2021, donde los expertos de la compañía petrolera repasan la evolución del mercado energético el año pasado, uno de los más “dramáticos” conocidos.

El economista constató que, en 2020, la demanda energética mundial cayó en torno a un 4,5 %, mientras que las emisiones de carbono derivadas del consumo de energía bajaron un 6,3 %, “el mayor retroceso desde la segunda Guerra Mundial”.

También se redujo a niveles récord “la intensidad de carbono del conjunto de energías” utilizadas a nivel mundial, debido en buena medida al desplome sin precedentes, en un 9,3 %, del consumo de petróleo, por la paralización de la aviación y el transporte.

Dale señaló que, aunque enorme desde una perspectiva histórica, la caída de las emisiones de carbono en 2020 “es similar a lo que el mundo necesita de media cada año durante 30 años para poder alcanzar los objetivos contra el cambio climático acordados en 2015 en París”.