Es un informe de 24 páginas el que detalla el análisis de la industria televisiva y que llevó a la Fiscalía Nacional Económica a autorizar la venta de Chilevisión por parte de Warner Media a la estadounidense Viacom CBS. En lo fundamental, la autoridad consideró que la operación desconcentra la industria y no reduce sustancialmente competencia. “En la presente operación, podría considerarse que las actividades de las Partes no se superponen, porque CHV participa en televisión abierta y ViacomCBS sólo tiene presencia en la provisión de canales de televisión de pago”, es una de las conclusiones de la autoridad.

Para su aprobación, el organismo que dirige Ricardo Riesco también analizó tres acuerdos accesorios que permiten la compartición de activos y que prohíben la contratación de personal clave. A continuación, los tres pactos que ligan a las tres estaciones que seguirán operando en el mismo lugar, 55 mil metros cuadrados en las instalaciones de la ex Machasa: Chilevisión, ahora en manos de Viacom CBS, y el canal de noticias CNN y la estación especializada en la transmisión deportiva CDF, que seguirán bajo el grupo Warner Media.

1.- Operaciones conjuntas transitorias

El gigante Warner Media -dueño de Turner y HBO- seguirá prestando servicios transitorios a Chilevisión, como arrendamiento de equipos, servicios de transmisión para la transmisión en tiempo real, servicios de comunicación entre salas de control y el personal de producción, entre otros. Para la FNE, aquellos servicios se relacionan con aspectos particulares de la industria televisiva “sin los cuales la parte compradora no podría desarrollar el negocio” de Chilevisión. El acuerdo es transitorio y considera en un plazo definido la desintegración de operaciones conjuntas.

Además, Warner no podrá contratar trabajadores y “rostros emblemáticos de Chilevisión”, los que, según la FNE, son relevantes para la continuidad de las labores del canal y el valor de sus activos y contenidos. La prohibición tiene una extensión limitada. Aunque la FNE no lo detalla, fuentes ligadas a la operación lo situaron en torno a los seis meses.

“La disposición en análisis solo limita las ofertas activas de trabajo -proposiciones individuales-, pero no la contratación a través de ofertas públicas de empleo a las que los trabajadores de CHV libremente concurran -contratación pasiva. O las ofertas efectuadas a trabajadores que ya estén vinculados a Chilevisión”, explicó en su informe la FNE.

/gap