Estamos igual que siempre, con promesas incumplidas en el tema de una reforma a las pensiones, que es el slogan de todos los candidatos a presidir nuestro país, y que por diversas circunstancias no llegan a concretarse, sino que es algo habitual y que ni siquiera una pandemia ha podido ser suficiente para aunar los esfuerzos, y acuerdos necesarios para ello.

Seamos sinceros, no es un problema de falta de tiempo en un gobierno, que en nuestro país es solo de cuatro años, ni tampoco que hay otras prioridades, o que no existen los recursos necesarios, es el devenir de siempre, que se ofrece mejorar el sistema previsional, pero los años pasan, los gobiernos también y no hay interés de llegar a acuerdos.

Arreglar las bajas pensiones, es un tema netamente político, que debiera ser obligación abordarlo, al menos dentro del primer o segundo año de gobierno, como un tema de Estado y de importancia nacional, y no dilatarlo como lo hacen todos al final del período de gobierno, cuando no hay consensos, que permitan mejorar las pensiones de quienes vamos envejeciendo y no tenemos tiempo para esperar que los congresistas y el gobierno de turno lleguen a acuerdos, en beneficio de todos los ciudadanos.

Hoy se está hablando de hacer una “ley corta en materia previsional” poniendo énfasis en el Pilar Solidario, que es algo que obviamente es necesario mejorar, sin embargo, se debe ir más allá de ello, ya que la clase media que no califica como más vulnerable y tampoco como la más pudiente, requiere de ese acuerdo que no llega por parte de quienes deben tratar de corregir las falencias del sistema vigente en nuestro país, y que por mezquindades partidistas o porque simplemente a ellos no les afecta, queda todo como siempre, para el próximo gobierno.

Que la gente más vulnerable requiere ayuda, que duda cabe, pero también no se puede descuidar a esa clase media, quienes han trabajado toda una vida, con sueldos mínimos y miserables, con períodos de cesantía, que no califican para bonos del estado, que tampoco pueden acceder al Pilar Solidario, que tienen que pagar estudios de sus hijos, dividendo de su casa, o que tal vez tenía un pequeño emprendimiento y con el estallido social, con la pandemia, han tenido que cerrar sus pequeñas pymes y no tienen ninguna ayuda del estado por no cumplir con requisitos.

Cuando llegará el día, en que los políticos y el gobierno de turno, se pongan de acuerdo para mejorar de verdad las pensiones, y no sólo utilizar a las personas en campañas y programas que requieren captar más votos, sino de afrontar y enfrentar una alternativa viable, real y verdadera para tener un sistema previsional a la altura y dignidad que toda persona merece después de haber trabajado toda una vida en post de un mejor país.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com