Por segunda vez en menos de un año, la bancada de diputados de la UDI anunció que a inicios de marzo buscará interpelar al ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, por los problemas generados por el Sistema de Admisión Escolar (SAE), también conocido como “tómbola” y que ha llevado a padres y a apoderados a acampar a las afueras de colegios para tratar de conseguir una matrícula para sus hijos.

Así lo confirmaron a Emol desde la bancada gremialista, la cual espera ingresar la acción durante la segunda o tercera semana de marzo. Para ello, cuentan con el apoyo de los otros partidos de Chile Vamos, requiriendo de 52 firmas.

Según explican desde la bancada, las fechas obedecen a que actualmente están en marcha dos acusaciones constitucional en contra de la ex ministra de Justicia Marcela Ríos y del titular de Desarrollo Social, Giorgio Jackson, sumado a los proyectos de ley que deberán tramitarse antes del receso legislativo de febrero.

La nueva interpelación será liderada por los diputados de la UDI Sergio Bobadilla y Gustavo Benavente, siendo finalmente uno de ellos quien interpele al titular del Mineduc, entre otras cosas, también por las cifras de deserción escolar y la violencia en los colegios.

Cabe recordar que en julio pasado, Ávila ya fue interpelado por el jefe de la bancada de diputados UDI, Jorge Alessandri, principalmente por la decisión de adelantar las vacaciones de invierno, aunque también se abordaron otros temas.

Los argumentos de la UDI

Sobre el contenido de la nueva interpelación, los diputados Bobadilla y Benavente, aseguraron que “es indispensable que el ministro de Educación exponga sobre el nefasto sistema de admisión escolar que actualmente rige en nuestro país y, además, saber cuáles son las propuestas que tienen sobre la mesa para reponer el mérito académico y eliminar el criterio de aleatoriedad”.

Además, la idea es incluir preguntas relacionadas a la deserción escolar en el país, donde más de 50 mil alumnos abandonaron la educación, entre 2021 y 2022, sumado a la violencia en colegios y su impacto en los liceos emblemáticos, que sufrieran una drástica caída en el ranking tras la Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES) de 2023.

Según los diputados, el ministro “tendrá en sus manos la posibilidad de dar a conocer las mejoras al SAE, que es ampliamente rechazado por los chilenos”, acotando que “hay una evidente responsabilidad del actual Gobierno en seguir deteriorando -voluntaria o involuntariamente- el sistema educacional al no recoger ninguna propuesta que apunta a mejorar el sistema”.

“Desde hace bastante tiempo que venimos proponiendo incluir criterios de selección en el proceso, donde se privilegie el mérito u otro tipo de consideraciones. Sin embargo, han persistido en mantener el actual sistema tal como está, con todas las consecuencias negativas que provoca para las familias. Tampoco tuvieron la capacidad de anticiparse a la decisión de los padres y apoderados de acampar fuera de los colegios, pudiendo haber habilitado -a tiempo- un sistema digital que evitara este tipo de trato indigno”, sostuvieron.

Los parlamentarios gremialistas también criticaron la posición contraria que ha manifestado el Gobierno a la Ley aula segura, esperando que se refiera a las denuncias de rectores sobre una eventual orden de la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler (PC), de no aplicar dicha normativa en la comuna. También expondrán un documento donde se evidencia una drástica caída en las expulsiones administrativas de escolares de los últimos años.

“Pareciera que el Gobierno no está del todo preocupado por la crisis que vive el sistema educacional, y al menos esta instancia de interpelación será una oportunidad para conocer las políticas y los planes que tienen en carpeta para revertir esta dramática situación que estamos viviendo”, concluyeron los diputados Bobadilla y Benavente.

/psg