Los inversionistas siguen muy de cerca el desarrollo de la política peruana. Tras semanas de incertidumbre en torno a ganador de los estrechos comicios presidenciales, en los que finalmente resultó electo Pedro Castillo, el mercado esperaba con ansias el nombramiento de la persona encargada de la conducción económica de Perú, que es el segundo mayor productor de cobre del mundo después de Chile.

Y esa incertidumbre se agudizó luego que Castillo nombrara a su gabinete, con la excepción de las carteras de Justicia y Economía. Todos esperaban que Pedro Francke se hiciera cargo del Ministerio de Economía, pero no fue anunciado. El economista de izquierda moderada, era el principal asesor económico de Castillo y, en cierta medida, fue el que había transmitido alguna tranquilidad a los privados en la campaña.

Las dudas llevaron a la Bolsa de Lima a derrumbarse 6%, mientras que el dólar trepó a máximos históricos, por encima de los 4 soles por unidad.

Pero en la noche del viernes las dudas se despejaron y Francke, un máster en economía de 60 años, finalmente fue anunciado como titular del Ministerio de Economía (MEF) , algo que seguramente celebrarán los mercados este lunes.

En ese contexto, el nuevo secretario de Estado dio algunas pinceladas de los que serán sus definiciones en la conducción económica de Perú, país que fuertemente polarizado en materia política tras las elecciones presidenciales.

A través de su cuenta de Twitter, Francke dijo que Perú necesita “con urgencia recuperar el empleo respetando la propiedad privada, asegurando buen funcionamiento de mercados, promoviendo inversión privada y la pública”.

“Será un MEF cercano a los más vulnerables, impulsando de manera responsable el cambio que los peruanos esperan”. dijo.