Está en las portadas de todos los medios del mundo. Lionel Messi, la superestrella argentina del futbol, para muchos el mayor exponente de la historia de este deporte, se va del FC Barcelona, dejando tras de sí títulos, copas y reconocimientos que a nivel de clubes sólo puede rivalizar su némesis, el portugués Cristiano Ronaldo.

Pero este divorcio no es solo deportivo ya que la partida de Messi, que ahora será parte del poderoso Paris Saint Germain de Neymar y Mbappé, también compromete grandes sumas de dinero.

Más allá de los títulos, el FC Barcelona no es cualquier equipo. En 2018, se convirtió en el primer club deportivo del mundo en generar más de US$1.000 millones en ingresos anuales.

Con US$ 4.760 millones, los catalanes asoman como el club de fútbol más valioso de todos y, según Forbes, se ubican en la cuarta posición entre todas las escuadras deportivas del planeta. El “Barsa” sólo es superado por los Dallas Cowboys (US$ 5.700 millones), los Yankees de Nueva York (US$ 5.250 millones) y los New York Knicks (US$ 5.000 millones).

Buena parte de esta valorización tiene que ver con Lionel Messi. Desde que el argentino arribó al club, Barcelona lo ganó todo: diez Ligas, ocho Supercopas de España, siete Copas del Rey, cuatro Champions League, tres Supercopas de Europa, tres Mundiales de Clubes. Y en el proceso, el rosarino obtuvo seis balones de oro que lo reconocen como el mejor futbolista del mundo; fue ocho veces “pichichi” de la liga española y seis veces máximo goleador de la Copa de Campeones de Europa. Y faltan pergaminos.

Sus títulos y exposición mediática llevaron al Barcelona a ganar hinchas en todas partes del mundo, con todo lo que eso significa desde el punto de vista comercial y publicitario.

Por eso, su salida tendrá consecuencias. De acuerdo al informe Football 50 2021, de Brand Finance, el valor de la marca Barcelona FC bajaría en un 11% hasta los 1.266 millones de euros.

La pérdida potencial de 137 millones de euros se desglosa así: 77 millones de euros en ingresos comerciales, 17 millones por los ingresos del día del partido y resultados en el terreno de juego, y 43 millones de euros en ventas de camisetas y otros objetos que dejaría de ingresar el club.

El medio español CincoDías consignó que las ventas de camisetas con el número 10 generaron más de 200 millones de euros, de los cuales el club recaudó entre un 10% y 15% (unos 30 millones de euros), aunque fue Nike la que se llevó la mayor parte de los ingresos (para fortuna de la marca estadounidense, Messi se va al PSG que también lleva su logo).

Sin el famoso 10 de Messi en las tiendas del club, el Barcelona podría perder 43 millones de euros en valor de marca.

Pérdidas históricas

La partida de la “Pulga”, más encima, no se da en el mejor de los momentos del FC Barcelona. El club reportó pérdidas históricas por 487 millones de euros en la temporada 2020-2021 (marcada por la pandemia, los estadios vacíos y con muy pocos títulos), muy superior a los números rojos por 97 millones de euros de la temporada anterior.

“Son unas pérdidas de más del doble de lo previsto, hay un pequeño margen para encontrar soluciones”, dijo Joan Laporta, el presidente del club.

Peor aún, la deuda del club catalán se empina hasta los US$ 1.400 millones, la cual supera por mucho los ingresos por US$ 820 millones de la última temporada.

De acuerdo a Brand Finance, el valor de la marca FC Barcelona sólo es superado por los 1.276 millones del Real Madrid, pero podría ser superado por el Manchester United que tiene un valor de 1.130 millones de euros.

Messi era el jugador mejor pagado del Barcelona. Se estima que sus ingresos anuales ascendían a los 71 millones de euros y el trasandino dijo en la mediática conferencia de prensa del fin de semana que él había propuesto rebajarse el sueldo a la mitad.

Pero no hubo acuerdo. Ahora Messi irá a Paris en donde cobrará 40 millones de euros por temporada, según L’Equipe.
/