Cuando la peor parte de la pandemia parece estar quedando atrás, diversas organizaciones de trabajadores se alistan para una negociación que se desmarque lo más posible de la crisis que trajo el coronavirus, de manera que se allane el camino para una negociación que -según indican varios de sus representantes- compense los sacrificios realizados en el marco de la emergencia sanitaria.

Acaba de votar la huelga la mina Caserones, mientras que Escondida ampliaron el plazo para los buenos oficios.

BancoEstado: “No vamos a negociar pensando en que hay una pandemia”

Uno de los que se prepara para la negociación reglada o, muy probablemente, para una anticipada que ofrezca la empresa es BancoEstado, que con cerca de 9.900 socios y socias da por vencido su contrato colectivo actual a fines de noviembre.

“Nos estamos preparando en términos técnicos y políticos, porque puede que la empresa se pronuncie en el corto plazo. Nosotros ya tuvimos nuestro congreso de delegados nacionales, con cerca de 450 representantes de todo el país. Ahí vemos tendencias, focos e intereses y la correlación de fuerzas que tenemos”, señala Marco Beas, presidente del Sindicato de Banco Estado.

El dirigente comenta que para ellos el foco va a estar en el plazo del nuevo contrato, el reajuste real de sueldo y el bono de término de conflicto. Todo lo anterior bajo la consigna “lo hemos ganado”. “No vamos a negociar pensando en que hay una pandemia y qué se yo… El Banco tiene buenas cifras y además hay un esfuerzo colectivo importante de los trabajadores. Entonces vamos a exigir lo que corresponde”, indicó Beas

Mineras en el foco

La minería chilena está en la mirada del mundo, literalmente, pues influye en el precio internacional del cobre. Acá los bonos importanteas han vuelto a ser una realidad debido a la mayor cotización del metal. A las ya mencionadas mineras, en Codelco también hay negociaciones pendientes. Una de ella es la de El Teniente, donde terminan el 31 de octubre los contratos colectivos de los sindicatos: Caletones, El Teniente, N°5, N° 7 y Sewell y Mina Unificado, lo que involucra a más de 3.300 trabajadores. Según trascendidos, la semana antes pasada se habría dado inicio a una negociación anticipada.

En tanto, la Vicepresidencia de Proyectos de Codelco, que agrupa a más de 600 socios, también está ad portas de una negociación, con un contrato colectivo que vence el 30 de noviembre. “Hoy día tenemos varios focos. Por la pandemia y lo que eso significó para gran parte de nuestra gente que cambió la modalidad de trabajo desde presencial a teletrabajo, modificación en la que perdimos el pago de asignaciones que teníamos, que van entre un 10% y un 30% del sueldo, obviamente afectando más a la gente que cumple labores en los proyectos del norte”, detalla la presidenta de la colectividad, Maritza Castro.

En la gigante estatal también quedan pendientes las negociaciones del Sindicato de Profesionales y Analistas de Gabriela Mistral (106 trabajadores), el Sindicato N°2 de Salvador (671) y Sindicato de Trabajadores de Ministro Hales (475).

En tanto la lista sigue en minería con las negociaciones con los sindicatos de El Soldado de Anglo American (561); los de Sierra Gorda SCM (313); los de Mina los Colorados de Compañía Minera del Pacífico (491).

Sector público: crisis no puede ir en detrimento de remuneraciones

En tanto, en el rito de todos los años, los 16 gremios de la mesa del sector público ya están haciendo un análisis financiero y dialogando sobre los petitorios particulares para presentar uno final al Ministerio de Hacienda, de cara a la negociación que suele desarrollarse durante el último trimestre del año, involucrando a alrededor de 750.000 trabajadores en términos de remuneración y a cerca de un millón cuando se trata de beneficios como aguinaldos.

“Sabemos de la crisis económica, política y social del país, y nosotros señalamos que eso no puede ir en detrimentos de las remuneraciones del los servicios públicos. Eso es algo que nosotros mantenemos”, plantea sobre la negociación que está por venir el presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), José Pérez.

Al respecto, Gabriela Flores, presidenta de la Confederación Nacional de Funcionarios de Salud Municipal (Confusam), reconoce que “no va a ser fácil”, por lo que espera que se pueda “instalar una negociación con Hacienda no tan tardía como la del año pasado, en la que en el fondo nunca llegamos acuerdo con ellos y tuvimos que trasladar esta negociación al parlamento”.

Recuerda que en esa oportunidad “no tuvimos reajuste, solamente recuperamos el poder adquisitivo perdido”, por lo que se aspira a que en esta ocasión se pueda avanzar más.

/