Hace un año parecía imposible proyectar un eventual control de la pandemia en Chile debido a las altas cifras de contagios y de decesos asociados al Covid-19. En marzo de 2020 la industria del Turismo anticipó una caída de 56% en la llegada de extranjeros en 2020 y pérdidas por US$1.300 millones debido al cierre de fronteras y la incertidumbre existente que envolvía el escenario nacional. Sin embargo, hoy, a poco más de un mes de que en Chile se festejen las Fiestas Patrias, el proceso de vacunación y la flexibilización en las medidas sanitarias han devuelto la esperanza al sector el turismo que observa con cautela el regreso parcial a las pistas.

Los ánimos son distintos a los de hace un año, y en el principal gremio de la industria se nota. Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta ejecutiva de la Federacion de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), explica que si bien la celebración del 18 de septiembre no abarca un gran número de días como ocurrió en 2019, es posible prever una actividad importante de turismo interno debido a los mayores desconfinamientos y a las restricciones respecto a la entrada de turistas al país.

“En un año normal respecto al turismo interno y considerando un feriado de 3 días, teníamos del orden de 4 millones de personas viajando por el país por un fin de semana así. En 2019, cuando el feriado cayó el día miércoles, tuvimos 6,5 millones de viajes. Pero para este año va a ser un 50%, es decir, 2 millones de viajes en todo Chile”, que aportarían cerca de US$415 millones a la economía nacional, señala Kouyoumdjian. Y explica que las cifras incluyen a la persona que viaja y pernocta fuera de su hogar, como a aquella que viaja por el día.

Según las cifras de Fedetur, existe un alto interés por parte de la población por reservar, lo que se refleja en la gran cantidad de consultas de viajes respecto a aquella semana del 18 de septiembre, lo que, de cierta manera, permite pronosticar “que habrá movimiento”. Sin embargo, y según cuenta la vicepresidenta del gremio, no existe certeza en cuanto al comportamiento de los turistas debido a “un elemento comunicacional importante, que está recomendando que la gente igual se cuide y que en lo posible se queden en sus casas”.

“Si las autoridades estuvieran hablando de salir, de que es posible, de motivar los viajes, evidentemente podríamos estar hablando de un año normal de 2 a 4 millones de viajes. Pero como está siendo muy restringido, eso tiene mucho que ver en la conducta de las personas al momento de planificar”, señala. Y agrega que, en general, la planificación de las vacaciones de septiembre se da entre 30 a 60 días antes de la fecha, por lo que hoy, a poco más de un mes de las fiestas “debería estar todo reservado y no ha sido así por esta situación de incertidumbre”.

En este contexto, Kouyoumdjian señala que una de las grandes peticiones desde el Turismo es que se reconociera a los extranjeros vacunados y que tienen su proceso activo para facilitar su ingreso al país, pero hasta el momento las autoridades no les han dado noticias concretas respecto al tema, según cuenta. “La incertidumbre es la que está matando esta industria”. agrega.

“Si nos dijeran que desde mañana Chile va a recibir turistas extranjeros vacunados, sería la mejor noticia. Una noticia intermedia sería que nos dijeran ‘mira, a partir de esta fecha ustedes van a empezar a recibir turistas vacunados’. Y una mala noticia es que nos dijeran ‘no, no van a llegar turistas extranjeros este año. Pero una peor noticia es no saber”, explica.

La hotelería mejora de a poco

Las expectativas de los distintos rubros que componen el Turismo sobre el panorama venidero en las próximas semanas no distan mucho unas de otras. Una de las grandes coincidencias se da en cuanto a la crítica que hacen desde el sector respecto de la estrategia comunicacional que han impulsado las autoridades, y que claramente han afectado el movimiento interno del sector.

Alberto Pirola, presidente de Hoteleros de Chile, cuenta que “las estimaciones de reservas para el 18 de septiembre ha estado un poco lentas por los informes que hablan de la tercera ola y que vamos a retroceder”.

En años normales, según cuentan, las reservas llegaban al 65% – 70% promedio de ocupación. Hoy, no sobrepasan el 20%. Los principales destinos nacionales son Los Ríos, Los Lagos, La Serena, San Pedro de Atacama, Colchagua, Valparaíso, Puerto Varas y Puerto Natales.

Sin embargo, sus esperanzas descansan en que, tal como dice Pirola, “los chilenos hacen todo a última hora”, por lo que estas cifras podrían subir en los próximos días.

“Uno cuando parte después de una lesión, parte caminando de a poco. No parte jugando un partido de fútbol al tiro. Entonces hagamos viajes de dos a tres horas en avión y después empecemos a pensar en el extranjero, pero aprovechemos que además somos un país privilegiado con el tema de las vacunas”, comenta. Y mira con optimismo un eventual mejoramiento en las cifras de aquí a fines de octubre.

“Sabemos que salir del país es complejo por el retorno y los 10 días que hay que estar encerrado. Y si tienes la posibilidad de disfrutar en Chile con los paisajes, creo que la gente está empezando a conocer más su país. Además, están ayudando a un rubro donde hay 650 mil familias dependiendo de que la gente quiera viajar y se quiera mover”, dice.

/