Imagen

Imagen

El inicio del encuentro se postergó en media hora, porque Carabineros se enfrentaron con barristas azules, que ingresaron a la tribuna preferencial sin tener su entrada. Muchos de los antisociales destruyeron mobiliario del recinto y cortaron los cables de TNT Sports, en un intento por impedir que se difundieran las imágenes de los incidentes

Los barristas azules  que ingresaron sin su correspondiente ticket fueron identificados, desalojados del estadio y el partido pudo comenzar a las 19.30 horas

EL PARTIDO

Muy intenso, nadie le puede reprochar a los jugadores de ambos equipos que pusieron todo lo que hay que poner para quedarse con el cupo a la final de la Copa Chile.

Sin embargo, lo que faltó – al menos en el primer tiempo – fue fútbol.

Mucha lucha, mucha entrega, pero poco con la pelotita. Dicho, en términos futboleros, más meter que jugar.

Comenzó mejor Unión Española, creando problemas con la velocidad de Yáñez. Sin embargo, la temprana lesión sufrida por el uruguayo Riveros le restó un importante elemento de ataque.

De esta forma, Universidad de Chile se fue metiendo de a poco en el partido, comenzó a aparecer la figura de Assadi y esto dio lugar a que Miguel Pinto comenzara a intervenir continuamente y concretamente, a salvar su arco.

Primero para desviar al córner un remate desde el punto penal del propio Assadi y luego para ir temerariamente a los pies del Chorri Palacios e impedir que este le reventara el arco.

Esta última jugada fue comenzando el segundo tiempo, donde Universidad de Chile entró con mucha más determinación a buscar los tres puntos, romper el cero a cero y evitar los penales.

El partido se hizo más entretenido en esta etapa, porque al adelantarse los azules dejaron más espacios en el fondo, posibilitando la contra peligrosa de los rápidos atacantes de Unión Española.

Un error de Luis Casanova (que hasta ese minuto era una de las figuras de la cancha) dejó a Leandro Garate en inmejorable posición para abrir la cuenta, pero el zaguero pudo recuperarse y llegó justo para tapar el remate y mandar la pelota al córner.

Pero, claramente las mejores opciones de gol estuvieron en el otro arco, donde Miguel Pinto, sin ninguna duda, jugó su mejor partido en el pórtico de Unión Española.

Pasados los 60 minutos, por ejemplo, tuvo una tapada que si bien no fue espectacular, fue sencillamente notable. Porque Osorio arrancó con ventaja desde la mitad de la cancha. Soportó la marca de Larenas y ya dentro del área sacó un derechazo bajo que tenía destino de red. Pinto, que había salido a achicar el ángulo de remate, fue al piso y con su pierna izquierda sacó la pelota al córner.

DE CABEZA A LA FINAL

Cuando todo indicaba que el partido terminaba empatado sin goles y habría que definir por penales, Universidad de Chile comenzó a dar muestras de cansancio, dejó de ser peligroso en ataque y entregó terreno, defendiéndose cada vez más cerca de su arco.

Y Unión Española, tras una serie de cambios muy acertados de Gustavo Canales aprovechó el obsequio y fue metiendo al rival en su área.

Fueron aproximadamente diez minutos en que la pelota cruzaba y cruzaba frente al arco de Cristóbal Campos.

Hasta que muy cerca del final, Bastián Yáñez (el mejor delantero hispano) enganchó de izquierda a derecha y sacó un centro pasado que el uruguayo Manuel Fernández conectó con la nuca, superando en el salto a Tapia y metiendo la pelota en un rincón bajo del arco azul.

Julio Bascuñán dio seis minutos de alargue y Universidad de Chile, con mucho corazón pero con muy poco fútbol intentó revertir su destino, pero no tuvo claridad como para derrotar al inexpugnable Miguel Pinto.

Y su imagen conteniendo la última pelota del partido fue una pintura de esta semifinal.

En las manos de Miguel Pinto se quedó la última posibilidad que tenía Universidad de Chile para salvar este pobrísimo años.

Y en la cabeza de Manuel Fernández se quedó la alegría de esta Unión Española, que se jugará ante el equipo de moda, Magallanes, la posibilidad de alcanzar el Chile 4 de Copa Libertadores

Imagen

/por EMG. Fotos: twitter Unión Española y Universidad de Chile