China está tomando medidas enérgicas contra sus refinerías de petróleo del sector privado en un intento por cerrar las lagunas fiscales y mitigar la contaminación. Aproximadamente una cuarta parte de la gigantesca capacidad de refinación del país proviene de estas refinerías independientes, conocidas como “teteras”.

Beijing asigno a estas refinerías privadas su cuota de importación de crudo más limitada desde 2015, cuando las teteras pudieron comprar directamente su propio petróleo por primera vez. Este golpe a una parte significativa de la capacidad de refinación de la nación está causando una gran interrupción en la cadena de suministro de petróleo crudo en la región.

Este no es solo un problema para el suministro de petróleo y la demanda voraz de China, sino para todos los muchos países que suministran petróleo al mayor importador de petróleo crudo del mundo. Debido a la represión, los buques petroleros se están acumulando en las costas de los puertos asiáticos clave. “Los barcos frente a Singapur, Malasia y China tenían alrededor de 62 millones de barriles la semana pasada después de alcanzar un máximo de casi tres meses a principios de este mes”, informó Bloomberg a principios de esta semana.

Algunos de estos barcos varados transportan petróleo de Irán y Venezuela, países que actualmente están sancionados por Estados Unidos y que, por lo tanto, tendrán muchas dificultades para encontrar otro comprador para su petróleo si el mercado chino se agota.

“Estos barriles que se encuentran en el sudeste asiático están en dificultades”, dijo a Bloomberg el investigador de buques cisterna de Braemar ACM Shipbroking, Anoop Singh. “Van a tener dificultades para encontrar lugares que no sean China, a menos que la situación en torno a las sanciones de Estados Unidos cambie drásticamente o se alivie la represión de China contra sus refineías independientes”.

La difícil situación para el petróleo sancionado se ve agravada por un impuesto al consumo chino que Beijing implementó en junio como parte de su represión extendida. Con el propósito declarado de abordar la contaminación, el impuesto afecta las mezclas bituminosas utilizadas para la construcción de carreteras, que históricamente han servido como cobertura para las idas y venidas del crudo iraní y venezolano. El impuesto ha afectado duramente a las importaciones, y las importaciones de betún se han reducido en un 80 por ciento desde su máximo en mayo.

En los últimos cinco años, las teteras de China han ganado un poder significativo en el sector energético de China. La represión actual tiene un doble propósito. Según los funcionarios chinos, el objetivo es reforzar la supervisión, garantizar el cumplimiento legal y reducir los malos comportamientos generalizados, como la evasión de impuestos, el contrabando de combustible y las violaciones de los estándares ambientales y de emisiones. Extraoficialmente, sin embargo, la represión sirve para restablecer el control estatal sobre las entidades del sector privado que se han vuelto un poco grandes por sus pantalones a los ojos de Beijing.

Si bien la política de la acumulación de petróleo es compleja y especialmente tensa para Venezuela e Irán, cuyas economías en sufrimiento se verán duramente afectadas por el goteo del comercio petrolero, la medida es popular entre los ambientalistas y activistas climáticos.

A principios de este mes, las Naciones Unidas y el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático emitieron un “código rojo para la humanidad” en un informe condenatorio que anunciaba que el mundo ha llegado a un punto sin retorno para el calentamiento global. Cualquier cantidad de petróleo que quede sin usar puede verse como una ventaja para el clima, incluso si ese petróleo está condenado a flotar en las costas asiáticas en el futuro previsible.

Podría decirse que ninguna nación es tan importante en la lucha contra el cambio climático como China, el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo y su segunda economía más grande. El presidente Xi Jinping se ha comprometido con elevadas promesas climáticas, prometiendo que China alcanzará el pico de demanda de petróleo solo en 2030 y se volverá completamente neutral en carbono para 2060, pero también está claro que el objetivo principal de China es la seguridad energética a cualquier costo. Por ejemplo, Beijing ha aumentado la producción de carbón en el extranjero al mismo tiempo que promete limitar su capacidad nacional.

Sin embargo, ya sea que la represión de las refinerías privadas de China tenga como objetivo el cumplimiento de las regulaciones ambientales o el restablecimiento del estrangulamiento del estado sobre el sector, refinar y quemar menos petróleo en China puede tener muy buenas consecuencias para el ambiente.

Por Haley Zaremba para Oilprice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com