A solo una semana de la primera vuelta presidencial, la carrera para el abanderado de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, se puso cuesta arriba. Este jueves el Partido Comunista, y otras colectividades de izquierda, publicaron un comunicado validando las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua y Boric, quien ya ha fijado una postura contraria a este tipo de regímenes, debió enfrentar a sus compañeros de pacto y pedirles que se retractaran.

Pese a que la declaración del PC -que también reveló un quiebre interno en esa tienda- desvió la atención que tuvo Boric durante la semana por la acusación de acoso revelada por El Líbero, la situación nuevamente se volvió en su contra ya que, según los analistas, la postura de sus socios lo complica “inevitablemente”.

Tras el comunicado del PC en rechazo a la decisión del Gobierno de Sebastián Piñera de desconocer la legitimidad de las elecciones en Nicaragua -publicada 4 días antes- el candidato presidencial aseguró que “esa declaración no representa a Apruebo Dignidad”. “Invito al PC a retractarse del apoyo a la situación que se da en Nicaragua”, dijo Boric, quien subrayó su “respeto total e irrestricto a la democracia en todas partes”.

Aunque dicha polémica desvió la atención y logró cambiar el principal tema de la agenda que era la acusación en su contra por acoso, que se mantuvo como tendencia en Twitter durante dos días hasta que ayer fue reemplazada por términos como Nicaragua y Ortega, la situación estuvo lejos de ayudar al diputado por Magallanes, pese a su firme posición frente al tema. De acuerdo con Mauricio Morales, cientista político y académico de la U. de Talca, “no hay ninguna posibilidad de que Boric salga bien parado de esto, a no ser que rompa con el PC”. 

Sostiene que si la estrategia de sus socios fue “tirar un anzuelo, en realidad esto se transformó en un salvavidas de plomo” para el candidato, ya que fuera de beneficiarlo, Boric debió volver a dar explicaciones y transparentar diferencias estructurales dentro de su coalición. “No basta con que Boric sostenga su condena a lo sucedido en ese país si en su gobierno participará de manera activa un partido que respalda las dictaduras. Esto le puede costar muy caro en la elección”, asegura Morales.

Para Max Colodro, analista político y exmilitante de las JJCC, “mostrar esta diferencia entre el PC, el partido más importante de esa coalición, y el candidato presidencial en un momento como este, en un tema tan de fondo como es la democracia y los derechos humanos, solo debilita a Boric”.

Asegura que pese a que el candidato trate de marcar una diferencia, “lo complica inevitablemente”. Y añade que se demuestra una “desafección muy importante en un sector del PC con la candidatura de Boric, que de alguna manera está dispuesta a correr estos riesgos con tal de que Boric se vea sometido a ciertos límites”.

La declaración emitida por el PC -junto al Partido Igualdad, Izquierda Libertaria, Ukamau, entre otros- demostró quiebres tanto en el pacto Apruebo Dignidad, como dentro del Partido Comunista. En ella sus autores afirman que “Chile comete un nuevo error al desconocer el proceso electoral de Nicaragua” y que “el pueblo nicaragüense concurrió masivamente a las urnas para elegir democráticamente a sus autoridades en paz, de acuerdo con su institucionalidad y leyes vigentes”.

“La mayoría del pueblo de Nicaragua se ha expresado en las urnas, y ha otorgado legitimidad al gobierno del presidente Daniel Ortega. Nuestra solidaridad está con el pueblo de Nicaragua y con su decisión soberana en la construcción de su futuro”, concluye el comunicado que no obtuvo consenso dentro de las filas comunistas. 

Las declaraciones fueron ampliamente cuestionadas por el espectro político. Candidatos presidenciales, como Sebastián Sichel y Yasna Provoste, analistas políticos, parlamentarios y autoridades salieron a criticar la defensa del PC a las elecciones en Nicaragua, que ya habían sido deslegitimadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Human Rights Watch, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA). Mientras que el Presidente Piñera volvió a enfatizar que “el gobierno de Chile rechaza y no reconoce estas elecciones”.

Discrepancias dentro del Partido Comunista con Boric

Durante el viernes fueron los propios miembros del Partido Comunista quienes se mostraron contrarios al comunicado. El timonel Guillermo Teillier reafirmó a su candidato y aseguró que “la política exterior en el gobierno de Apruebo Dignidad será responsabilidad de Gabriel Boric”. En la misma línea, el excandidato Daniel Jadue manifestó: “Nunca estaré de acuerdo con regímenes que persiguen y encarcelan a sus opositores… El manejo de la política exterior recae en el propio presidente, el cual sin duda alguna lo hará sobre los principios democráticos que sustentan nuestro conglomerado”.

La diputada Camila Vallejo, integrante del comando del candidato, fue más allá y aseguró que “esta declaración no fue discutida ni resuelta por la dirección colectiva del partido”. Condenó las violaciones a los derechos humanos y coincidió en que Boric será “quien defina la política exterior del gobierno”.

A Vallejo se sumaron las diputadas Karol Cariola, quien aseguró que no adhería al comunicado -aunque circuló en redes una imagen suya sonriente junto a Ortega luego de una reunión en 2013-, y Carmen Hertz. También la constituyente Bárbara Sepúlveda confirmó que “la declaración sobre Nicaragua no fue producto de la discusión del colectivo PC y tampoco me representa”.

De acuerdo con Max Colodro“dentro del PC hay una diferencia importante respecto de la candidatura de Boric que se expresa sobre todo en estos temas de política exterior”. El analista afirma que existe un quiebre entre una “generación más pragmática, que es la vieja guardia del PC” y una más “joven que es más principista y dura en estos temas”. Asegura que esto queda demostrado con las reacciones que provocó el comunicado y que “va a seguir marcando esta relación ambigua entre el PC y Boric de aquí para adelante, sobre todo si terminan siendo gobierno”.

Más duro es Morales quien manifiesta que “un líder valiente, serio y responsable no tendría complejo en hablarle de frente al país para comunicar su decisión de excluir al PC de su coalición por este tipo de declaraciones”. El analista incluso fue más lejos y aseguró que Boric ganaría la Presidencia de Chile “por amplia mayoría”, si rompiera con sus socios de pacto.

Según Colodro, el timing de la publicación del comunicado no sería “casualidad”, sino que coincide con la molestia dentro del partido por las declaraciones de Boric en el Encuentro Nacional de la Empresa (Enade) 2021 donde el abanderado se mostró abierto al diálogo e invitó a tender puentes con el empresariado. Incluso tuvo palabras positivas hacia el presidente de la Confederación de Producción y Comercio (CPC), Juan Sutil, y aseguró que quería ser un gobierno “dialogante, que construya bases sociales sólidas para que crezcan y mejoren más empresas”.

“Cuando Boric da una señal de moderación, de estar buscando cierto acercamiento al mundo empresarial, aparece una declaración del sector más duro del PC”, señala Colodro. “Sé que su discurso causó mucha molestia en un sector del PC y no me extrañaría que esto tenga que ver con eso”, concluye.

/Escrito por Danielña Bas para El Líbero

/gap