Estamos ante “un puzzle político-económico” escribió el ex ministro Nicolás Eyzaguirre. Porque si bien la secuencia de entrega de ayudas ha sido desafortunada, estas “han sido macizas”. Pero pese a ello algunos sectores insisten en un cuarto retiro que de materializarse añadirá una presión extra sobre la producción de tal magnitud que sería imposible evitar ulteriores alzas de precios y el consiguiente efecto sobre las tasas de interés. Todo culpa de un sistema tensionado que terminó rompiéndose por el eslabón más débil, el del actual sistema previsional. Por eso, advierte, es necesario llegar a un consenso sobre un nuevo régimen previsional, antes de que el vaciamiento de los fondos continúe… porque la reposición de fondos –por su magnitud- es “impensable”.

Y a este escenario de por si complejo se han sumado en las últimas semanas otros elementos que lo dificultan aún más. Mientras varios economistas insisten en la urgencia de volver a retomar un crecimiento sólido y las advertencias de un mercado que parece estar apostando contra Chile –incluso algunos bancos de inversión ya sacaron al país de sus recomendaciones de inversión- otros plantean revisar los tratados internacionales. Un punto sobre el cual expresó sus críticas en un editorial que recuerda –como señala el documento firmando por los excancilleres de la ex Concertación- que “Chile ha basado su prestigio e influencia internacional en el cumplimiento irrestricto de los tratados y acuerdos internacionales”. La Tercera

Y si de tratados hablamos, el ex presidente insistió en una columna el domingo pasado en la urgencia de aprobar el TPP11, cuya discusión ha sido dilatada en el Senado. Para el ex mandatario “si Chile ratifica su ingreso será parte del principal foro donde se definirán los grandes acuerdos del siglo XXI”, más aún si finalmente se concreta la incorporación de China. Reticencias en varios sectores existen, en especial en los cercanos a la candidatura de Gabriel Boric. Pero como recuerda Lagos, “la historia tiene varios ejemplos de malos resultados por percepciones erróneas del futuro”. Sucedió después de la primera guerra mundial con los países ganadores. Habrá que si Chile termina acertando esta vez o queda al margen. El tiempo sigue corriendo.

/boletín semanal de Opinión de La Tercera