Parece increíble que nuevamente se esté discutiendo un nuevo retiro del 10% de los ahorros previsionales, ad- portas de una nueva elección no sólo presidencial sino también parlamentaria, y cuyo objetivo, al parecer es hacer un trueque de aprobar cuarto retiro por un voto, sin medir las nefastas consecuencias de un populismo abismante y carente de conocimientos.

Que nos pasó qué, de un tiempo a esta parte, nos hemos ido acostumbrando y normalizando situaciones que estábamos seguros sucedía en países bananeros y que por populismos políticos, nuestra credibilidad de país serio, respetuoso de los tratados internacionales y contratos establecidos, está afectando gravemente la imagen de nuestro país.

Por una parte, se está legislando para una reforma previsional, cuya finalidad es mejorar las pensiones actuales y futuras y al mismo tiempo se está legislando para desfondar nuestros ahorros previsionales, es una contradicción digna de analizar y no se requiere conocimientos especiales, sino sentido común.

Por todos es sabido, que las ayudas oportunas no llegaron a tiempo, que el gobierno fue mezquino e indolente y que las personas no tuvieron otra alternativa que, cuando se abrió la opción de acceder al primer y “único” retiro de las cuentas individuales, fue tal vez, la forma de tener un ingreso en una pandemia, que se ha extendido más de lo esperado.

Dicho lo anterior, hoy la situación ha cambiado, se corrigieron esa tardanza, digna de una burocracia tan normal en nuestro país, pero que hoy, nos vemos enfrentados a elegir entre candidatos que están por aprobar un nuevo retiro, otros por no hacerlo, por nacionalizarlos, por agregarle impuestos, y legisladores pensando en su reelección que en la verdadera necesidad de las personas como es mejorar el sistema previsional vigente, sin medir las consecuencias de esa decisión.

Nunca había ocurrido que el tema previsional, tuviera tanta importancia para los candidatos y que estos, lo están utilizando solo en ganar votos, y que de ello depende si son elegidos o no y que solo piensen en sus intereses políticos, sin importarles realmente el destino de las personas que solo quieren tener una mejor pensión hoy y mañana.

El cuarto retiro puede que sea por necesidad para algunos, pero también muchas personas desean retirarlos por temor a que estos sean nacionalizados o estatizados y que solo le entreguen una gift card para cobrarla en 30 años más.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com