El bolsillo de los consumidores sigue sufriendo. La inflación en Argentina se disparó nuevamente en abril. En el cuarto mes del año el IPC tuvo un alza de 6%, levemente por debajo de la cifra de marzo, y acumuló un avance de 23,1%, según datos entregados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

El dato de abril se ubicó en línea con las expectativas del mercado, y en la comparación interanual la inflación avanzó un 58%, la cifra más alta desde enero de 1992.

La división de prendas de vestir y calzado fue la de mayor incremento mensual (9,9%), seguida por restaurantes y hoteles (7,3%) y salud (6,4%).

“La subida de alimentos y bebidas no alcohólicas (5,9%) fue la que tuvo la mayor incidencia en todas las regiones. Dentro de esta división se destacó el aumento de carnes y derivados; pan y cereales; y leche, productos lácteos y huevos, por ser los que más incidencia tuvieron este mes”, dijo el Indec en su reporte mensual.

Desde el gobierno ya anticipaban una cifra cercana al 6% para el cuarto mes del año, y admitieron que la inflación anual podría superar el 60%. Un escenario complejo, ya que se aleja de la meta que tienen con el Fondo Monetario Internacional, donde se estimó un rango inflacionario de entre 38% y 48% anual.

 

/