La dilución de las posibilidades de aprobación del cuarto retiro de fondos previsionales, sumado al resultado de las elecciones presidenciales y parlamentarias, que dejaron un Congreso casi empatado, lo que dificulta cambios radicales, siguen impulsando a los activos chilenos y con ello están tirando a la baja las tasas de los créditos hipotecarios.

Según datos del Banco Central, en lo que va de noviembre la tasa promedio mensual para créditos en UF a más de 3 años es de 3,96%, aunque al lunes 15 de noviembre, el último dato semanal disponible, la tasa ya era levemente menor y marcó un 3,82%. La cifra anterior, del lunes 7 de noviembre, había sido de 4%. Con ello, el indicador frenó una racha de cinco semanas al alza.

Con todo, el 3,96% actual es la mayor tasa promedio mensual desde diciembre de 2014, cuando estaba en 4,14%.

Los tres retiros de fondos previsionales obligan a compañías de seguros y AFP a vender instrumentos y mantener una alta liquidez para poder pagar los US$50 mil millones que ya han desembolsado, además de los recursos necesarios para un eventual cuarto giro. Ello implica que no están comprando papeles a largo plazo, por lo que los bancos no consiguen los recursos a los precios anteriores, pero tampoco a los plazos para dar créditos hipotecarios a largo plazo.

De hecho, Chile era el país de la región donde estaban los créditos hipotecarios con menores tasas y mayores plazos de la región, pero si hace un par de meses se daban préstamos de este tipo a 25 o 30 años, ahora no hay más allá de 20 años. Y si en septiembre había una tasa de 3,29%, en lo más reciente el registro es de 5%. Eso, sin considerar el 2% que se veía hace un año.

Desde uno de los grandes bancos del mercado explican que comenzaron a bajar las tasas apenas disminuyó el costo de fondo, es decir el costo que tiene para los bancos conseguir los recursos para prestar a plazos largos. Y eso ocurrió cuando el mercado empezó a vislumbrar que el Senado rechazaría el cuarto retiro.

/