Estamos viviendo realmente tiempos difíciles y acorde con el miedo que nos produce halloween y sus presagios de terror con esas máscaras que esconden propósitos temerarios, parece que esta festividad ya incorporada a nuestra idiosincrasia, se está transformando en una realidad, con algunas propuestas en el ámbito previsional.

A medida que van pasando los días y estamos entrando en tierra derecha como diría un aficionado a la hípica, se van conociendo diferentes miradas proyectadas a una elección presidencial donde queda claro que los ahorros previsionales, son un botín muy apreciado y que genera una incertidumbre tan importante como peligrosa.

Es de conocimiento público, qué, en los últimos días, ha habido una fuga importante de capitales personales como también de empresas, desde nuestro país rumbo al extranjero, debido a la polarización extrema y las desconfianza que se genera un cambio de gobierno, cuando hay tantas diferencias en distintas materias, especialmente en temas de pensiones.

Dicho lo anterior, no recuerdo en campañas anteriores, que los ahorros de las personas, las pensiones miserables, hayan tenido tanta importancia para los congresistas, “pensando en las personas” como lo dicen, que en la realidad creo que no les importan, sino que viendo como utilizarlos para ganar un voto que les permitan ser reelegidos y así asegurar suculentos sueldos con el auspicio de todos nosotros.

Cuando se empieza a mostrar los argumentos específicos de quienes pretender ostentar el honor de presidir nuestro país, nos es menor conocer como y de que manera se pretende financiar propuestas, específicamente  en temas previsionales,  algunas populistas, otras posibles de cumplir, algunas de terror, otras simplemente de nacionalizar los ahorros , también de incautarlos, otros nos dicen que ya no tendremos derecho de propiedad sobre las cotizaciones y que no será heredable, estamos en el peor de los mundos.

Es muy importante tener claridad con respecto a que pasará con nuestros ahorros obligatorios, que es el fruto de nuestro esfuerzo por tantos años, y que representará nuestra futura pensión y que hoy nos llena de dudas, incertidumbre, desconfianza y temor, porque si bien es cierto las pensiones actuales son indignas, paupérrimas y miserables, no por ello vamos a terminar siendo todos iguales, más pobres y sin pensión.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com