Debido al rebrote de la coronavirus en China, el país asiático cerró sus puertos afectando a las exportaciones chilenas. El exministro de Agricultura proyecta que este podría ser una de las temporadas frutícolas más difíciles en tres décadas.

Hace aproximadamente tres semanas China aumentó sus restricciones por un rebrote de covid-19. El estricto confinamiento dio paso al cierre de los puertos y aumentó la presión en las cadenas exportadoras de suministros.

En el caso de Chile, el país asiático se ha convertido en un mercado estratégico para el vino, siendo actualmente el mayor comprador de este licor.

Sin embargo, en el escenario de la exportación no son esperanzadoras para el gremio de la fruta, ya que los tiempos de espera perjudican directamente la producción fresca.

/