El Gobierno de Chile confirmó, este lunes, que recurrirá al Tribunal Constitucional (TC) en caso de que el proyecto que propone una Pensión Garantizada Universal (PGU), y que fue aprobada en la Cámara de Diputadas y Diputados con el financiamiento del impuesto a los “súper ricos”, sea aprobado también por el Senado.

Si bien fue el propio gobierno el que propuso este aumento a las pensiones de hasta 185 mil pesos a todos los mayores de 65 años, la oposición le incluyó indicaciones para corregir el financiamiento del proyecto, que consideraba exenciones tributarias en el lugar al impuesto al patrimonio de las grandes fortunas.

“Si esto sigue su curso, nos obliga ir al TC solo por el hecho de cuidar la institucionalidad. Hemos dialogado toda la semana con distintos actores para que esto pueda avanzar y vamos a seguir haciéndolo”, dijo el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda.

“Nos preocupa porque nosotros creemos que no recauda lo que se piensa que está recaudando. Pero vamos a seguir conversando porque aún queda debate parlamentario (…) Es un problema técnico el cómo recaudamos y lo que necesitamos es disposición política para poder llegar a acuerdos y eso es lo que necesitamos en el Senado”, añadió Cerda.

La indicación fue presentada por parlamentarios de Apruebo Dignidad y respaldada por el resto de la oposición, aunque desde la Democracia Cristiana (DC) advirtieron que no estaban convencidos de la indicación, por lo que podría ser modificado en el Senado.

El ministro de la Segpres, Juan José Ossa, emplazó al próximo gobierno, que estará encabezado por Gabriel Boric, por el impuesto a los grandes patrimonios, el que calificó de “inconstitucional”.

“La forma en la que la actual oposición presentó una indicación que es inconstitucional y saben que es inconstitucional, les va a pesar por los próximos cuatro años cuando sean gobierno. No podrán mirarnos a la cara diciendo que tienen la iniciativa exclusiva. Fue el propio conglomerado del Presidente electo los que promovieron esa iniciativa”, expresó.

“Creo que se está obteniendo pan para hoy y hambre para mañana, así que los invito a ojalá cambiar ese planteamiento”, agregó.

En un comienzo, la idea presentada por el Gobierno de Sebastián Piñera proponía una Pensión Garantizada Universal (PGU) de 185 mil pesos para todos los adultos mayores de 65 años y que pertenezcan al 90 por ciento de la población más vulnerable.

Sin embargo, para financiar este gasto fiscal se proponía que un porcentaje lo pagaría el Programa Financiero que está contemplado en la Ley de Presupuestos 2022, otra el Fondo de Reserva de Pensiones, y el resto con exenciones tributarias.

Desde la centroizquierda y la izquierda han dicho que este último punto es insuficiente y que se requiere de un ingreso permanente, como el impuesto a los “súper ricos” u otras alternativas.

/