A todos nos llega la fecha en que debemos decidir como nos pensionaremos y que opción tomaremos cuando llegue ese momento tan esperado, como también con la incertidumbre que nos produce, El desconocer detalles importantes que impactarán para toda la vida.

Cuando llega la vejez, instintivamente llegan los miedos, la incertidumbre de no saber que ocurrirá cuando no sigamos trabajando y debamos vivir exclusivamente de nuestra pensión y de lo que fuimos construyendo poco a poco.

Con la llegada de un nuevo gobierno, cada cuatro años, nos dicen que arreglarán las pensiones, la educación, la salud y más. Sin embargo, cuando se debe demostrar en la práctica que lo ofrecido en la campaña presidencial, es muy difícil de concretar, o lo dejan para el último año, nos damos cuenta que nuevamente nos engañaron con promesas falsas e ilusiones de mago en medio de una función circense.

Un retiro programado, es que un afiliado de una AFP, decide mantenerse con ellos utilizando ese ahorro obligatorio como pensión porque llegó a la edad de 65 años los hombres y los 60 años las mujeres, en el caso de la pensión de vejez por edad.

Una renta vitalicia, es traspasar ese ahorro obligatorio, hacia una compañía de seguros, con la finalidad de obtener una pensión para toda la vida, no solo para el pensionado sino también para su cónyuge.

Estas dos modalidades de pensión son las más utilizadas, dentro de las 4 existentes, sin embargo, todo va a depender de otros factores como principalmente el ahorro que se ha juntado para poder acceder a ellas.

Lo mismo sucede en la actualidad, cuando los dos candidatos que disputan la presidencia, nos ofrecen mejorar las pensiones, con ideas totalmente distintas y puntos de vistas opuestos, debemos analizar y pensar que nos conviene más como futuros pensionados, y cuales son las verdaderas intenciones con respecto a nuestro esfuerzo de toda una vida de trabajo.

El tema previsional y específicamente los retiros del 10%, ha sido una piedra en el zapato, tanto para el gobierno como para quienes eligieron aferrarse a ello para conseguir un voto para continuar en el congreso con millonarios sueldos y privilegios, sin importarles la dura vejez que afectará a millones de chilenos, que serán los pobres sin ingresos, con enfermedades y sin pensión.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com