Para nadie es un misterio que el cuarto retiro del 10% no era tan indispensable de aprobar, cuando los que promulgan nuevo retiro, se encuentran en campaña política por el candidato presidencial de la izquierda, cuyo apoyo a esta iniciativa, ha estado cambiando dependiendo cuantos votos significa aprobarlo o rechazarlo.

A estas alturas, ya no tenemos claro, al menos en el tema previsional, cual es la decisión de mantener en su programa el hecho de eliminar las AFPs, y por consiguiente, como está escrito en su programa, que toda persona ya no contará con sus recursos y estos serán administrados por un ente público, y de la herencia, habría que olvidarse y todo ello sigue vigente, mientras no muestre lo contrario, las palabras de cambios se las lleva el viento.

Que fácil ha sido destruir los ahorros previsionales de las personas, como consecuencias de la pandemia, y de las malas políticas públicas por todos conocidos, pero que hoy se vuelven en contra por acomodarse a las circunstancias electorales, resultando el remedio peor que la enfermedad.

Por otra parte, el otro candidato más conservador, sostiene fortalecer las debilidades del actual sistema previsional, como también agregarle mayor competencia y principalmente asegurando la propiedad de dichos ahorros de cada persona, con mayor libertad de poder elegir que institución podrá administrar esos ahorros que son exclusivamente de propiedad de quienes por años han ido ahorrando para la vejez.

“Quien no es liberal cuando joven, no tiene corazón. Quien no es conservador cuando es viejo, no tiene cerebro” es una frase del inglés Winston Churchill, quien conocía muy bien el poder de los discursos y como estos pueden manipular la mente de las personas. Esto se aplica a la perfección en estos tiempos de campaña presidencial, en que estamos siendo bombardeados de ideas, de cambios, de volteretas, en resumen, de acomodar, eliminar cambiar palabras y programa de gobierno, en beneficio de captar mayor cantidad de votos.

Es de esperar que, en unos días más, tengamos claridad que es imprescindible llegar a acuerdos para realmente tener un sistema previsional acorde con los tiempos, sin caer en extremos e incertidumbre, y menos con el ahorro del esfuerzo de toda una vida, y estos no sean utilizado para otros fines, cuyo objetivo exclusivo es tener una mejor pensión.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com