En un nuevo cambio de gobierno, no tenemos claro que o cual va a ser lo que en definitiva se  producirá con respecto a los ahorros previsionales, ya que como candidatos, se ofrecen cambios en diferentes materias, con la finalidad de obtener votos y de acuerdo a la conveniencia electoral del momento.

Dicho lo anterior, hoy que ya tenemos un nuevo presidente elegido democráticamente, existen muchas dudas e incertidumbre en el ámbito previsional. Sin embargo, tendremos que esperar que asuma el cargo, para saber específicamente, que de todos los giros que ha tenido, cual será definitivamente el que impondrá referente al sistema de pensiones vigente en nuestro país.

En la campaña presidencial, que hoy ya es pasado, ofrecían refundar las AFPs, también eliminarlas, que los ahorros ya no pertenecerían a los cotizantes, que la herencia ya no existiría, que las rentas vitalicias también generaban herencia, y muchas cosas realmente para el olvido y con errores tremendos por desconocimientos propios, digamos de la nula experiencia, al menos en este tema tan sensible como son las bajas pensiones.

Cuando llegue el momento de asumir este nuevo gobierno, es de esperar que este joven tan impetuoso y audaz, que en su campaña presidencial, ha tenido tantos cambios y volteretas, tenga más claridad y todos sepamos realmente que tipo de gobierno implementará, dentro de sus atribuciones, y con el acuerdo obviamente de los congresistas, cual es la verdadera intención en cuanto a mejorar realmente el sistema de pensiones y que tan real será la libertad  de poder elegir quien nos administre los fondos ahorrados, y principalmente tener la seguridad de la propiedad de los mismos, dentro de otras materias previsionales.

Por otra parte, hay que considerar que el único sueldo seguro e inembargable, sigue siendo una renta vitalicia, que es la única modalidad de pensión, que ningún gobierno, ninguna entidad puede quitársela o expropiar, porque a diferencia de una AFP, éste sigue siendo un contrato entre privados, No lo administra el gobierno de turno, y es una tranquilidad no solo para el pensionado por una renta vitalicia, sino también, para el cónyuge, que también tiene derecho a esa pensión,  como los hijos y además de poder nombrar a las personas que el pensionado estime conveniente..

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com