Pasan los días, y aún no sale humo blanco con respecto a la pensión garantizada y universal. cuatro años perdidos en el tema previsional, cuatro años en que se negó una reforma previsional, cuatro años en que el tema de mejorar las pensiones, nunca fue abordado por la oposición de turno, por el contrario, sólo fue aprovechado electoralmente y no en beneficio de los pensionados.

Cuando un gobierno está finalizando su mandato, sigue gobernando, independientemente que lo esté haciendo bien, mal o pésimo, sigue haciendo su trabajo, porque para eso fue elegido. Sin embargo, hay políticas públicas que debieron haberse gestionado al principio y no en el ocaso del período. Cabe señalar, que hoy no podemos sorprendernos cuando los ex presidentes Frei, Lagos, y especialmente Bachelet, que a sólo unos días de terminar su mandato, firmó y envió al congreso, a través del senado, una propuesta de reforma constitucional y frente a las críticas dijo “ vamos a gobernar hasta el último día, así que eso no es algo que debería sorprender a nadie.

Hoy, la oposición de turno encuentra poco ético y cuestiona que se haya enviado el proyecto del gobierno, de la pensión garantizada universal, que es algo urgente y muy requerido y esperado especialmente por los pensionados desde los 65 años de edad, que reciben pensiones miserables y que también se incluyen a quienes tienen más de esa edad y que se encuentren dentro del 90% más vulnerables, y nada dicen de su ex presidenta que utilizó esa opción, sin estallido social y menos con una pandemia de por medio. Si abrimos una disputa entre el pasado y el presente, descubriremos que hemos perdido el futuro.

Este proyecto de mejorar rápidamente las pensiones actuales, es algo inédito y muy sensible para quienes han dado todo por nuestro país, y sobre todo, que le subiría considerablemente la pensión a quienes actualmente no califican para beneficios del estado, como es el APS, aporte previsional solidario, que requiere no tener otros ingresos y por lo mismo, esta ayuda de la Pensión Garantizada Universal, es algo que traería un beneficio a más de 2.000.000 millones de personas, que están cansadas de ver como los políticos sólo piensan en ellos y aún no se enteran de la necesidad urgente de que aprueben dicho proyecto.

Es de esperar que antes que los congresistas se vayan a “disfrutar sus vacaciones” piensen en los pensionados que necesitan ese aumento de su pensión y poder afrontar algo mejor, esa inflación que ellos provocaron con tantos retiros del 10%, y aprueben la pensión garantizada universal, después de haberlos dejado sin ahorros para la vejez.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com