Imagen

 

Imagen

Este fue uno de esos partidos en que a los espectadores, junto con exigirles que usaran mascarilla también debieron haberlos obligados a ponerse canilleras.

Porque se dieron literalmente con todo y ya antes de los 20 minutos ambos equipos quedaron con 10 jugadores por expulsión del lateral Emerson de Brasil y el arquero Alexander Domínguez de Ecuador.

Y ojo, que perfectamente ambos elencos pudieron quedarse sin su arquero titular en cancha, por también hubo una tarjeta roja para Alison, el portero brasileño, pero después de revisar la jugada en el VAR, acertadamente el árbitro colombiano Wilmar Roldán le cambió esta tarjeta por una amarilla.

¿Porqué no ocurrió lo mismo con el arquero Domínguez?…Porque fueron situaciones distintas: el meta ecuatoriano fue expulsado a los 12 minutos de juego por una terrible patada en la cara de Cunha. No calculó en su salida e impacto con su botín en el cuello del delantero de la selección brasileña. Matheus Cunha quedó tendido en el suelo y los médicos entraron a atenderlo inmediatamente.

En cambio, arquero brasileño de Liverpool abandonó el área para anticiparse a la entrada Enner Valencia. Lo consiguió y rechazó el balón, siendo el delantero ecuatoriano el que se estrelló con el impulso que llevaba. Eso lo comprobó el juez al revisar la escena y modificó su decisión acertadamente.

También estuvo acertado Roldán en la expulsión de Emerson, porque el zaguero brasileño irresponsablemente cometió dos faltas para amarilla en menos de diez minutos y se ganó la Roja.

Tanta expulsión y tan temprano condicionaron al juez colombiano, ya que de ahí en adelante hizo de “perdonavidas”, porque perfectamente pudo haber mostrado un par de tarjetas rojas más y al menos otras 10 amarillas.

EL PARTIDO

Cuando se juega con tanta intensidad, obviamente que ningún partido puede ser malo.

Y este fue entretenidísimo de principio a fin.

De hecho, a los 6 minutos ya lo estaba ganando Brasil 1-0. tras un grave error en la salida a cortar un centro del arquero Domínguez. La pelota cruzó dos veces el área y Casemiro apareció en área chica para mandarla adentro.

Un partido de ida y vuelta fue el que se vio de ahí en más. Con un Ecuador que dejó todo en la cancha por empatar y con un Brasil que en cada réplica puso en aprietos al flamante arquero de Universidad de Chile, Hernán Galindez, que ingresó a la cancha tras la expulsión del arquero titular.

Incluso, otra vez tuvo gran participación el árbitro Roldán,  que a los 60 minutos cobró un penal contra Estupiñán. pero debió retractarse al ver la jugada repetida en el VAR y comprobar que no hubo falta en contra del delantero ecuatoriano

Pero, tanto va el cántaro al arco de Brasil, que al final se rompe: a los 75´Felix Torres Caicedo ganó en el área un córner ejecutado desde la derecha y anotó el gol del empate, que a esa altura era más que merecido.

Faltaba la guinda para la torta: en los descuentos, otra vez Roldán y el VAR: primero marca penal y expulsión de Alison, que  golpea por accidente a Ayrton Preciado dentro del área. Y después, nuevamente marcha atrás: ni penal ni expulsión.

Alison ya tiene algo para contarle a sus nietos: en un partido lo expulsaron dos veces. Y en las dos se salvó gracias al VAR

Así concluyó este friccionado encuentro, que al final dejó satisfecho a ambos equipos, que siguen sumando puntos en la Tabla de las Clasificatorias y seguramente van a estar dentro de los cuatro países sudamericanos que clasificarán directamente a Qatar.

Claramente, se lo merecen. Sin ninguna duda

Y ojo con los que han supuesto que, porque Argentina y Brasil están clasificados, no van a ser rivales duros.

Todo lo contrario: van a jugar con el cuchillo entre los dientes para defender el invicto en las clasificatorias

Eso es bueno para el fútbol, porque seguramente vamos a ver varios partidos como éste jugado en Quito que no puede haber dejado descontento a nadie. Por intensidad, por emociones, por las decisiones referiles, por el VAR  y porqué no decirlo hasta por las patadas.Imagen

/