Prácticamente, la primera jugada del partido resultó a su vez el primer gran acierto de Rodrigo Valenzuela. Porque el entrenador interino, que debutaba nada menos que en un Clásico, hizo lo que no muchos se atreven: meter mano en el equipo.

De partida, entendió que este era un partido para “hombres grandes” y sacó de cuajo a todos los juveniles. Apostó por experimentados que no venían jugando, como el “Catuto” Rebolledo y especialmente Fabián Orellana. El “Histórico” tuvo cero protagonismo con Paulucci y hoy apareció en cancha en una función primordial.

Además, inteligentemente, apostó a doblar por las puntas, donde Colo Colo es muy fuerte. Por la derecha, Rebolledo y el “Chapa” Fuenzalida, por la izquierda el Poncho Parot y el Cimbi Cuevas.

PENAL Y GOL DE ZAMPEDRI

Imagen

Y fue este último el que le dio la razón por partida doble a Valenzuela: por haber agarrado camiseta de titular y por hacer muy bien el recorrido por toda la banda.

Fue así como, cuando recién se cumplían los primeros cuatro minutos, arrancó por la raya, enfrentó al “Torta” Opazo y se lo llevó en velocidad. Cuando iba entrando al área, el zaguero albo se barrió y lo bajó. José Cabero (que también agarró pito de última, porque inicialmente iba a arbitrar Bascuñán) no dudó y cobró penal.

Hubo dudas en primera instancia, si la falta había sido dentro o fuera del área, pero tanto las imágenes como el VAR le dieron la razón al árbitro. Ni siquiera hubo revisión, Zampedri se ubicó frente la pelota y ejecutó magistralmente, engañando por completo a Cortés.

LESIÓN Y CAMBIO DE PLANES

Hasta ahí, todo bien para Universidad Católica y Rodrigo Valenzuela.

Sin embargo, antes de los 10 minutos hubo una jugada que cambió los planes, al menos en el papel. Porque Solari recibió una pelota a la entrada del área y cuando se aprontaba a percutar se barrieron dos hombres para tapar el remate. Uno de ellos, Cuevas lo consiguió, pero con su esfuerzo se llevó por delante a su compañero, Branco Ampuero.

Consecuencia: lesionado el central de Universidad Católica y primer cambio obligado del partido. Al no tener un jugador especializado en el puesto en banca, Valenzuela mandó a la cancha a Gonzalo Tapia, un puntero – puntero y retrasó a Cuevas, pasando Parot como central.

CAMBIA PARA SEGUIR IGUAL

No obstante, pese a esa modificación tan determinante, nada cambió en el partido.

Porque Universidad Católica siguió siendo inmensamente superior. Ganando todos los duelos individuales e imponiéndose en todos los sectores de la cancha.

Los defensores, anulando sin problemas al otra vez intrascendente venezolano Santos y clausurando muy bien las orillas, impidiendo los desbordes de Solari y Bolados.

El medio campo integrado por Leiva, Gutiérrez, Orellana y el retroceso de Fuenzalida se adueñó por completo del trámite y del partido, superando con largueza a Gil, Fuentes y Pavez.

Y en ataque, Tapia entró con muchas ganas y su velocidad comenzó a resultar un problema insoluble para Opazo. Por la derecha, Fuenzalida, Orellana y Caputo le crean tremenda superioridad numérica a Suazo y por el medio del área, la presencia siempre peligrosa del “Toro” Zampedri, enfrascado en un duelo de guapos con el “Peluca” Falcón.

¿POR QUÉ NO AUMENTÓ EL MARCADOR?

Simplemente, porque el mejor jugador de Colo Colo en ese primer tiempo fue su arquero, Brayan Cortés.

Si bien en el penal fue engañado por completo, de ahí en más evitó tres o cuatro ocasiones cantadas de gol.

Por eso, el primer tiempo sólo concluyó con el 1-0 en favor de Universidad Católica. Porque Colo Colo la sacó barata.

Un primer tiempo de muchísimo roce, exceso de faltas y lo que hubo de fútbol exclusivamente lo aportó el equipo cruzado

PUDO HABERSE SUSPENDIDO

Seguramente, si esto ocurre el jueves cuando Universidad Católica enfrente a Flamengo, el partido se suspendía y los puntos eran para el visitante.

Porque cuando los equipos volvían a la cancha, dos petardos cayeron muy cerca de Cortés. Ninguno le impactó, pero uno de ellos le provocó algunos trastornos auditivos que terminaron por tumbarlo en la cancha.

José Cabero y sus compañeros fueron a auxiliarlo y el arquero, con gran espíritu deportivo se levantó y decidió que podía seguir jugando.

De haber permanecido en tierra…

Ah y si de destacar una actitud se trata, merece una mención Tomás Asta- Buruaga. Recibió un golpe que a cualquiera lo hubiera sacado de la cancha, pero como su equipo no tenía opciones de cambio hizo un esfuerzo,  apretó los dientes y siguió jugando

LÓGICO CAMBIO EN COLO COLO

Gustavo Quinteros, se equivocó feo en la conformación inicial del equipo y fue en parte gran responsable del mal primer tiempo que jugó Colo Colo.

Al menos, intentó corregir en los camarines, aunque el cambió que hizo se caía de maduro. Hasta mi suegra – que no entiende nada de fútbol- hubiera decidido la salida de Santos, sin importan quien ingresara. Eso daba lo mismo, cualquiera tenía que aportar más que el venezolano. En definitiva, el que ingresó fue Zavala, ubicándose como puntero y pasando Bolados a trabajar por el centro del ataque.

Posteriormente, con el ingreso de Villanueva por Fuentes buscó tener la pelota que no le perteneció para nada en el primer tiempo.

Mejoró algo Colo Colo y comenzó a hacerse presente en las cercanías del área cruzada, pero sin mayor inquietud para un atento y seguro Zanahoria Pérez

LA CATÓLICA DE CONTRA

Y jugando así, llegó con mucha facilidad al arco de Cortés, pero fallando en la puntada final.

Lo tuvo Tapia, que incluso se sacó al arquero que salió a destiempo de su área. Sin embargo, al enganchar hacia adentro le dio tiempo al iquiqueño para que se recuperara y pudiera tapar el remate.

Lo tuvo Rebolledo, que se llevó en velocidad a Falcón, llegó a la entrada del área chica y terminó muy mal la jugada, con un centro que no encontró a Zampedri, que entraba solo por el centro.

Y Zampedri cometió el mismo error, esta vez entrando al área por la izquierda y sacando un centro sin sentido cuando perfectamente pudo haber rematado al arco

EL COLORADO GIL SE PIERDE EL EMPATE

De ahí en más, aumentaron los roces, los golpes y las infracciones.

El partido se hizo cada vez más friccionado. Hubo tarjeta roja para Gustavo Quinteros por reclamar airadamente una falta de Zampedri, que le podría haber significado la segunda tarjeta amarilla.

Y faltando cinco minutos, pudo llegar el empate. En un grave error de Parot, que se dejó ganar una pelota que tenía dominada; se la arrebató Bolados y su centro atrás lo desperdició el Colorado Gil, rematando muy mal, estando de frente al arco

…Y LO CONSIGUE OROZU. Católica 1 - 1 Colo Colo: goles, resultado y crónica - AS Chile

Este chico está tocado con una varita mágica.

En la primera fecha, entró a la cancha y la primera pelota que tocó fue la apertura de la cuenta ante un Everton que aguantaba el cero a cero.

Y este medio día, de manera similar, anotó el gol más importante de su carrera. Gil se rehabilitó con un excelente cambio de frente, Opazo por primera vez se descolgó por la derecha, ganó raya de fondo, centro atrás y empalme del recién ingresado delantero para fusilar a Pérez y decretar el empate.

Que ya era celebrado por Colo Colo y que incluso en la última jugada del partido pudo tener un premio mayor, cuando un calculado tiro buscando el segundo palo por parte de Zavala obligó a un manotazo desesperado de Pérez. El rebote lo recogió Solari y su remate se estrelló en el poste.

FINAL MUY DESAGRADABLEUniversidad Católica 1-1 Colo Colo | RESULTADO, RESUMEN, VIDEO y GOLES | Fecha 11 Campeonato Nacional 2022

Expulsado Zampedri por un manotazo a Falcón, un hincha de Colo Colo (pudo ser un auxiliar de Quinteros) perseguido por las tribunas, proyectiles que cayeron a la cancha.

Un final muy desagradable, que no le hace bien al fútbol y que manchó lo que para algunos es Clásico y para otros, no.

Un final que deja caras largas y frustración en la despedida de Universidad Católica.

Y que por el contrario, terminado el intercambio de empujones e insultos, un sabor dulce en la boca de los albos. Que salen indemnes de una caldera y mantienen los ocho puntos de ventaja sobre el actual tetra campeón del fútbol chileno.

Imagen

/EMG. Fotos: twitter Universidad Católica y Colo Colo