Se le complicó más de lo debido, pero al final lo supo sacar adelante. El cuadro del Liverpool protagonizó una tremenda remontada con la que derrotó al Villarreal por 3-2 (5-2) el global y se clasificó a la final de la Champions League.

El Villarreal cayó con todos los honores ante el Liverpool luego de ir 2-0 adelante y que igualaba la llave hasta ese momento donde parecía cerrada tras la victoria por el mismo marcador que traía el conjunto de Klopp desde Inglaterra. Así y todo el equipo español batalló y casi se queda con algo más hasta que aparecieron los Fabinho, Salah, Mané y compañía.

En los primeros 45 minutos “El Submarino amarillo” llegó al gol gracias al senegalés Boulaye Dia a los 3 minutos tras un con otro desde la izquierda del ecuatoriano Estupiñán, Capoue logra tocar el balón y el delantero solo remató para poner el descuento en el global.

El segundo gol de los locales partiría por la derecha con un centro que conectó la cabeza del francés Francis Coquelin y empatar la eliminatoria. De lo que había sido del Liverpool del partido de ida no se reflejaba en la vuelta, parecía un equipo totalmente perdido en la cancha.

Ya en la segunda parte sería otro el partido y el conjunto de Kloop entraría con otra mentalidad. Los goles llegaron por medio de Fabinho quien se encontró con Salah y su remate se fue por las piernas del portero Rulli.

El 2-1 golpeó el ánimo del Villarreal. Y también se empezó a notar el cansancio en las piernas de los jugadores del Submarino, tras un excelente primer tiempo.

El empate sería obra del Colombia Luis Díaz tras un centro de Alexander-Arnold al segundo palo que el delantero convirtió en gol.

Pero fue Mané el que daría el golpe de nocaut. Un despeje corto de cabeza de Pau, permitió al delantero senegalés encarar a Rulli y con el arco vacío remató suave con la izquierda para sentenciar la eliminatoria.

Ahora el Liverpool espera por Manchester City o Real Madrid.

Por Ignacio Soto Bascuñán