Manchester City sumó una nueva Premier League en Inglaterra, tras remontar su partido por 3-2 frente al Aston Villa como locales en el Estadio Etihad, tras ir perdiendo por 2-0 y lograr dar vuelta su encuentro en los últimos 15 minutos.

Liverpool, su más cercano perseguidor, ganó por 3-1 en paralelo a Wolverhampton, y se estaba consagrando campeón hasta que el City dio vuelta la historia. Los Reds no podrán optar a ganar los cuatro títulos de la temporada.

Los visitantes, dirigidos por Steven Gerrard sorprendieron a los Cityzen, ya que tomaron una ventaja de dos goles, primero mediante Matty Cash (37′) y luego con el brasileño Philippe Coutinho (69′). El equipo de Guardiola no encontraba la vuelta al partido y Pep tuvo que hacer modificaciones para cambiar el encuentro.

Fue así como Guardiola hizo ingresar a Ilkay Gundogan, quien se terminó convirtiendo en figura tras sus dos conquistas (76′ y 81′), desatando la algarabía de la gente y provocando el desenfreno del público que se metió a la cancha a festejar. El otro gol lo anotó Rodri a los 78′.

Manchester City consiguió una nueva liga local, aunque todavía con la deuda de ganar la Champions League.

Por Ignacio Soto Bascuñán