El cáncer gástrico es la segunda causa de muerte por cáncer en Chile, lo que significa la pérdida de más de 3 mil vidas cada año. Y aunque el tratamiento estándar de este tipo de cáncer resulta eficaz para la mayoría de los pacientes, hasta el 40% no consigue mejorar.

Un nuevo estudio publicado en el International Journal of Molecular Sciences, a cargo del Dr. Marcelo Garrido, director médico del Centro de Oncología de Precisión (COP), indagó por qué algunos pacientes con cáncer gástrico en etapa avanzada no responden favorablemente al tratamiento estándar de quimio e inmunoterapia combinada que sí funciona para la mayoría de las personas que padecen la enfermedad.

A través de técnicas avanzadas de análisis genético, el equipo logró identificar blancos alternativos para este grupo de pacientes, demostrando que la angiogénesis, y las vías de señalización de WNT y PI3K están involucradas en la resistencia al tratamiento estándar.

“Encontramos diferencias moleculares entre los pacientes con cáncer gástrico metastásico que responden (R) y no responden (NR) al tratamiento estándar con quimio-inmunoterapia.

Las vías de señalización de la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos del tumor) y de Wnt/b catenina son enriquecidas en los NR”, comentó el Dr. Garrido.

Resultados alentadores

El estudio involucró la participación de 34 pacientes que recibieron quimio e inmunoterapia combinada, quienes fueron diagnosticados en promedio a los 61 años, la mayoría hombres.

Los científicos quisieron averiguar cómo variaba la expresión de los genes entre los pacientes que respondían favorablemente al tratamiento comparado con aquellos que no lo hacían.

Los resultados mostraron que los niveles de todos los genes en la angiogénesis y la vía de señalización Wnt estaban incrementados en los pacientes con resistencia a la quimio-inmnoterapia.

Análisis adicionales, usando secuenciación de nueva generación (NGS por sus siglas en inglés) en un subgrupo de pacientes que no responden al tratamiento estándar, arrojaron que el gen PI3K, el cual está frecuentemente alterado en el cáncer gástrico y participa en la angiogénesis, está presente en estos pacientes, confirmando los resultados del estudio.

Los hallazgos, señaló el Dr. Garrido, facilitarán “reconocer precozmente a los pacientes con cáncer gástrico avanzado que no responden al tratamiento estándar con quimio-inmunoterapia”.

La detección temprana es clave para aumentar la sobrevida de pacientes con cáncer gástrico. De acuerdo con lo que señala el estudio, las altas tasas de mortalidad en Chile se deben en buena medida a que la mayoría de las veces existe un diagnóstico tardío. De hecho, el mismo grupo de investigación reveló en un trabajo anterior que más del 60% de casos de cáncer gástrico son diagnosticados en Chile en la fase avanzada de la enfermedad.

El Dr. Garrido agregó que la investigación permite “plantear estrategias complementarias al estándar en pacientes con resistencia a los tratamientos estándar de quimio-inmunoterapia, por ejemplo, a través de estudios clínicos, actividad que desarrolla el Centro de Oncología de Precisión”.

/psg