Estragos está generando en distintas variables de la economía la fuerte alza del dólar, que ayer rozó los $1.000 durante la jornada, pero finalmente cerró en $974. Uno de los efectos inmediatos es el precio de los combustibles.

Sorpresivamente, a través de un comunicado, el ministerio de Hacienda señaló que, ante la fuerte depreciación del peso, a partir de este jueves 7 de julio, los precios de los combustibles aumentarán en torno a los $17 el litro. Así, la bencina de 93 octanos se elevará en $20,5, mientras que la de 97 octanos lo hará en $16,8 y el diésel subirá $12,7. Es habitual que sea informada sólo por Enap.

Desde Hacienda aseguraron que lo anterior considera el funcionamiento del Mecanismo de Estabilización de los Precios de los Combustible (Mepco), que está operando en los máximos parámetros que la Ley permite.

Dicho sistema funciona en base a varios parámetros, en los cuales se incorpora cálculos de precio base, precios históricos, costos y fletes, impuestos, y banda de referencia de acuerdo al precio de paridad estimado por la Comisión Nacional de Energía, “todos los cuales en esta oportunidad y debido al aumento inédito del dólar en un plazo tan corto, ha provocado que el precio de paridad ajustado haya quedado fuera del ámbito de aplicación de la banda”, señaló Hacienda.

Bencinas siguen imparables: suman alza de $222 por litro en las últimas 38 semanas y alcanzan nuevos máximos históricos

Si bien cuando se discutió el último proyecto se anticipó que el subsidio oscilaría en torno a los $12, esta semana aquello no fue posible dada la alta depreciación del tipo de cambio de referencia de Enap, que llegó a 4,8% al situarse en $940 en la semana del martes 28 de junio al 4 de julio.

/