A Benito Martínez, el empaquetador en supermercados, y su alias Bad Bunny les separa un patrimonio estimado en unos US$18 millones (unos 17,8 millones de euros): la fortuna que ha amasado el cantante puertorriqueño en poco más de un lustro, tras convertirse en el rey del streaming. El reguetonero es el artista más escuchado en Spotify y Youtube, las dos grandes plataformas de la nueva era musical.

Su último desafío a la industria ha llegado bajo el título ‘Un verano sin ti’, el álbum más reciente de Bad Bunny que ha generado casi 3.000 millones de reproducciones en Spotify y ha vendido más de 1,4 millones de copias desde su lanzamiento el pasado 6 de mayo.

En la nueva industria musical dominada por el streaming y las redes sociales, la banda sonora de unos 62 millones de oyentes mensuales —solo en esta plataforma— se mueve al ritmo del rapero de 27 años. Las canciones de Bad Bunny aparecieron en el top 100 de Spotify más veces en los últimos dos meses que las de Harry Styles, Olivia Rodrigo, Drake y Kendrick Lamar juntos.

El dominio del reguetonero se replica en Youtube, donde suma 1.200 millones de visualizaciones en los últimos dos meses: seis veces más que el grupo de K-pop BTS (183,9 millones) y casi siete más que Shakira (175 millones), según la lista de los 25 artistas más influyentes del mundo, elaborada por Bloomberg. Así, cada play de sus canciones en estas plataformas suma dólares a la fortuna de Bad Bunny. Por ejemplo, Spotify paga entre 0,003 y 0,005 dólares por reproducción; mientras que YouTube paga entre 0,003 y 0,007 dólares por reproducción.

/