Esta semana comenzaron a despejarse algunas de las dudas de la reforma de pensiones que el Gobierno de Gabriel Boric presentará el próximo 10 de agosto, y ya se sabe dónde estará el corazón de la batalla en el Congreso; el destino, los 6 puntos adicionales de cotización. El borrador de la propuesta dice que se aumenta de 10% a 16% la cotización. Esos 6 puntos extras son a cargo del empleador. El gobierno anticipó que al menos la mitad (3%) irá al fondo colectivo, mientras que el resto a mejorar las pensiones actuales. Lo destinado al fondo colectivo podría llegar a 4%. No serán heredables.

Aunque no hay nada escrito en piedra, todo indica que las AFP (junto a otros actores privados) podrán administrar el 10% de capitalización individual. Además, las AFP podrán seguir administrando el stock actual de ahorro. Se cambian figuras y se separará gestión de inversiones de back office.

/escrito por Iván Weissmann para El Mostrador