Estamos pronto a tomar decisiones importantes para nuestro país, como es el aprobar o rechazar una nueva carta magna, es crita por personas que han dejado muchas dudas, por sus capacidades, por sus conocimientos, por mentiras inaceptables, y principalmente por ideologías añejas, como también, por imponer privilegios a unos pocos en desmedro de muchos.

En el tema previsional, se habla de destruir el sistema de pensiones, como por otra parte, fortalecer las debilidades del mismo, también agregarle mayor competencia y principalmente asegurando la propiedad de dichos ahorros de cada persona, con mayor libertad de poder elegir que institución podrá administrar esos ahorros que son exclusivamente de propiedad de quienes por años han ido ahorrando para la vejez.

“Quien no es liberal cuando joven, no tiene corazón. Quien no es conservador cuando es viejo, no tiene cerebro” es una frase del inglés Winston Churchill, quien conocía muy bien el poder de los discursos y como estos pueden manipular la mente de las personas. Esto se aplica a la perfección en estos tiempos de campaña por aprobar o rechazar el borrador constituyente, en que estamos siendo bombardeados de ideas, de cambios, de aceptar o rechazar lo escrito, en resumen, de acomodar, eliminar cambiar palabras y programa de acuerdo a cada comando con la finalidad de captar mayor cantidad de votos, para una u otra alternativa.

Lo importante, es tener presente que no se puede cambiar algo existente por incertidumbre e incertezas sin tener claridad qué,  la decisión será beneficiosa para la mayoría de las personas, que quieren tener una mejor calidad de vida, nivelando hacia arriba, sin perder lo que funciona bien, ni menos destruir los cimientos que como país hemos alcanzado, ni menos bajar por un tobogán sin asegurarnos que tengamos un amortiguador que nos proteja del despeñadero.

Es de esperar que, en unos días más, tengamos claridad que es imprescindible llegar a acuerdos para realmente tener un sistema previsional acorde con los tiempos, sin caer en extremos e incertidumbres, considerando que los ahorros previsionales son de los trabajadores, quienes manifiestan mayoritariamente que estos sigan siendo de su  propiedad, generando pensión de sobrevivencia como también herencia, cuando corresponda.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com