Comenzó el domingo una huelga en el mayor puerto de carga de Gran Bretaña, sumándose a una serie de paros del sector del transporte que han perturbado la actividad industrial en todo el país.

Unos 2.000 trabajadores del puerto de Felixstowe, a unos 150 kilómetros al noreste de Londres, abandonaron sus puestos para exigir mejoras salariales, suscitando temores de interrupciones en la cadena de suministros. El puerto maneja unos 4 millones de contenedores de unos 2.000 buques al año, casi la mitad de toda la carga comercial que entra al país.

Sharon Graham, secretaria general del sindicato Unite, acusó a la compañía que administra el muelle y su empresa matriz, C.K Hutchison Holding Ltd, de priorizar las ganancias a expensas del bienestar de los trabajadores.

“Pueden dar un salario decente a los trabajadores de Felixstowe. Es obvio que ambas compañías prefieren sus multimillonarias ganancias y dividendos por encima de dar una paga justa a sus empleados”, expresó Graham.

/