Este martes se llevó a cabo la Cena Anual de la Minería 2022, actividad organizada por la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y que contó con la presencia del Presidente Gabriel Boric. El encuentro de la industria minera, que no se realizaba desde agosto de 2019, fue liderado por la mesa directiva de Sonami, dirigida por Diego Hernández, quien se refirió a las preocupaciones del sector frente al trabajo constitucional y los desafíos que enfrenta la minería en la actualidad, entre otros temas.

El presidente de Sonami -quien este mes finaliza su período de seis años al frente del gremio minero- inició su discurso valorando la presencia del Mandatario Boric, lo interpretó como una señal de “genuina preocupación por este sector, que tanto le ha aportado a Chile y le puede seguir aportando, no solo al desarrollo económico y social del país, sino también en otros desafíos trascendentales y de escala global como el combate al cambio climático”, según el discurso de Diego Hernández distribuido a la prensa.

Parte importante de la alocución del directivo de Sonami estuvieron dirigidas al trabajo constitucional. Sobre aquello, dijo que la minería chilena fue uno de los sectores más duramente cuestionados por los convencionales, “a través de propuestas extremas y dogmáticas tendientes a nacionalizar las empresas del litio y la minería del cobre y a apoderarse de las rentas que genera el rubro. Iniciativas que, de haber prosperado, hubiesen llevado a una debacle de la minería nacional y, con ello, impactado la economía y el desarrollo económico y social del país”.

“En ese sentido, lamentamos que, a pesar de los grandes esfuerzos que hizo la minería durante la pandemia, estos no hayan sido reconocidos y, por el contrario, hemos estado sujetos a crecientes críticas y propuestas populistas y dogmáticas que en nada ayudan al crecimiento del sector y a las señales que se deben dar a los inversionistas y a nuestros clientes”, agregó al respecto.

Hernández recordó que el ecosistema minero, mediante Compromiso Minero, presentó una Iniciativa Popular de Normas con más de 24 mil firmas. “Sin embargo, esta iniciativa enfocada en promover una minería sustentable, no fue considerada ni discutida por los constituyentes y quedó descartada por la Comisión de Medio Ambiente”, dijo.

El directivo valoró que las ideas “más duras” quedaron fuera de la propuesta constitucional, pero subrayó que aún persisten “riesgos” en el articulado. “Uno de los aspectos que más preocupa es que no se consagra el régimen de concesiones, con lo que quedará sujeto a leyes de mayoría simple y con ello, se corre el riesgo de que las concesiones sean manipuladas conforme a los ciclos políticos. Asimismo, los artículos relativos a la protección de glaciares y sobre los derechos de agua, incrementan la incertidumbre, en caso de que la propuesta sea aprobada”, declaró.

/