Treinta días hábiles tendrá la empresa Andes Iron para reclamar ante el Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta, una vez que reciba la notificación oficial de la decisión del Comité de Ministros que este miércoles rechazó por unanimidad el proyecto minero y portuario Dominga. De lo que resuelva dicho tribunal, se puede recurrir a la Corte Suprema a través de un recurso de casación. El recurso también lo pueden solicitar cualquiera de los otros 11 reclamantes que están a favor del proyecto. La notificación formal del Comité de Ministros, cuya resolución fundada debe ser redactada, podría tardar entre uno y dos meses.

Eso es en términos simples el panorama que se ve en el futuro cercano esta historia judicial que comenzó el 2013 y tuvo este miércoles uno de sus principales capítulos con la decisión unánime de los jefes de las carteras de Medio Ambiente, Economía, Salud, Minería, Agricultura y Energía. “Esto ya ocurrió previamente con este proyecto que ha sido dos veces aprobado por la autoridad ambiental, y que dos veces el Consejo de Ministros lo ha rechazado por razones más políticas que técnicas”, comenta Luciano Cruz, experto en materias de energía del estudio Arteaga Gorziglia, quien agrega además: “Es importante para la certeza jurídica del desarrollo de proyectos en Chile, que se respeten las decisiones técnicas y que estas primen por sobre consideraciones políticas o de otra naturaleza”.

De la misma opinión es Carlos Claussen, abogado experto en derecho minero y medioambiente, socio de Claussen y Velasco, indicando que dicho tribunal “deberá resolver esa reclamación teniendo en consideración los antecedentes técnico-jurídicos que ha tenido en consideración el Comité de Ministros para rechazar el proyecto, de la misma manera que lo hizo en el anterior rechazo realizado por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo (Coeva) y ratificado por el Comité de Ministros”, indica.

Como era de esperarse, en un comunicado de prensa, Andes Iron anunció que recurrirá ante los Tribunales Ambientales para revertir lo resuelto, “instancia que analiza los proyectos en su mérito técnico y jurídico, donde hemos obtenido resultados favorables, por lo que estamos confiados en que al final del proceso imperará la justicia y la verdad”, indicó la empresa.

El proyecto Dominga cuenta con una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) aprobada en agosto de 2021. Esto, luego de que se aprobara su Informe de Calificación de Evaluación (ICE) en su proceso de evaluación ambiental bajo el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

Andrés Del Favero, Socio de Lavin Abogados y Expertos Consultores, estima que la judicialización de este caso podría prolongar su definición al menos en unos años más, “teniendo en consideración que los tribunales ambientales demoran alrededor de uno a dos años en resolver asuntos sometidos a su jurisdicción y aproximadamente el mismo tiempo toma la Corte Suprema en resolver las correspondientes casaciones en caso de ser interpuestas,” dice Del Favero.

/