Los efectos del calentamiento global cada vez amenazan más áreas del desarrollo humano. Según señaló Moody’s Investors Service en un nuevo informe, los bancos de los países de América Latina y el Caribe ya están expuestos a riesgos a raíz del cambio climático.

La incertidumbre generada por la disponibilidad de recursos naturales, sumada a factores desencadenados por el aumento de la temperatura del planeta –tales como el alza del nivel del mar, sequías e inundaciones–, han derivado en consecuencias indirectas en las inversiones y préstamos a realizar.

De acuerdo a lo explicado por Barbara Mattos, senior vice president de Moody’s, el riesgo es particularmente significativo para la zona geográfica, dada su fuerte dependencia a industrias con activos fijos, como petróleo, gas, y puertos. “Los fenómenos meteorológicos extremos en la región afectan con mayor frecuencia las operaciones o las cadenas de suministro en sectores como la logística e infraestructura, agricultura, minería, pesca, energía, servicios públicos y telecomunicaciones”, afirmó.

Para Chile, el informe indicó que el cambio climático también afectará la calidad crediticia nacional. Esto, ya que el estrés hídrico que viene experimentando el territorio complica las operaciones mineras, agrícolas e hidroeléctricas.

La minería del país, además, se ve influida por el aumento del mar, mientras que la estabilidad de la productividad laboral y la infraestructura en el sector eléctrico dependerán de que las temperaturas no sigan fluctuando hacia los extremos.

/