Por suerte no se define de ese modo, porque según el “Mundial de Economía” que amó el Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba, si el Mundial de Qatar, que se inició este domingo, se definiera según el desempeño económico de los países, los sudamericanos no tendrían nada que hacer.

El ejercicio, desarrollado por Ariel Barraud y Fabio Ventre, consistió en definir el resultado de los partidos, según el fixture oficial de Qatar 2022, en función de los resultados de los países en cuatro indicadores: 1) nivel de desarrollo económico, medido por el PBI per cápita, a paridad de poder de compra, 2) la estabilidad de precios, según la inflación proyectada para 2022, 3) la solidez del mercado laboral, medida por la tasa de desempleo, y 4) la dinámica económica reciente, a partir del dato de crecimiento del PBI desde el último Mundial, Rusia 2018.

El método no solo lleva a que, en el Mundial de la Economía, la Argentina quedaría eliminada en primera ronda, sino que terminaría con un solo punto, producto de un empate (2 a 2) con México y de sendas derrotas en los otros dos encuentros: 3 a 1 contra Arabia Saudita y una deshonrosa goleada (4 a 0) ante Polonia.

La proyección de resultados del grupo de la Argentina, en función de 4 indicadores económicos, le da mal a la Argentina. Por suerte, las cosas no se definen así en el Mundial de FútbolLa proyección de resultados del grupo de la Argentina, en función de 4 indicadores económicos, le da mal a la Argentina. Por suerte, las cosas no se definen así en el Mundial de Fútbol

Los autores del trabajo trascendieron el dolor de la eliminación argentina y siguieron proyectando los resultados, en función del fixture. Al final del ejercicio concluyeron que Suiza sería el campeón mundial, al imponerse 3 a 1 a Corea del Sur, y Dinamarca quedaría en el tercer puesto, después de empatar 2 a 2 con el local, Qatar, y ganar la definición por penales.

Empate latinoamericano

El mejor resultado sería ante México, un empate 2 a 2; los goles argentinos serían mayor nivel de desarrollo económico y superior tasa de crecimiento desde Rusia 2018, en tanto los mexicanos anotarían gracias a menor menor inflación y menor desempleo. Polonia, en el cierre, superaría al combinado económico nacional superándolo en todos los indicadores y “ganando” por goleada, pasando Polonia y Arabia a segunda ronda. La Argentina empataría puntaje con México, pero quedaría último por “diferencia de gol”.

Pasada la primera fase no quedan equipos de América Latina ni tampoco de África. Suiza resulta una aplanadora y cuenta con una ventaja: los empates se definen por "penales" según un ranking elaborado por un Instituto de Estudios suizo Pasada la primera fase no quedan equipos de América Latina ni tampoco de África. Suiza resulta una aplanadora y cuenta con una ventaja: los empates se definen por “penales” según un ranking elaborado por un Instituto de Estudios suizo

La lógica “desarrollista” del ejercicio resulta, por caso, en que a la fase eliminatoria no llegarían ningún país de América Latina ni, tampoco, ninguno de África: Ecuador, Costa Rica, Brasil y Uruguay quedarían terceros en sus respectivos grupos.

Por penales

Eliminados los pobres y desordenados, la fase eliminatoria resulta muy competitiva, al punto que la mitad de los partidos se deben definir por “penales”, según qué país está mejor ubicado en el ranking de competitividad global que elabora un instituto económico suizo. “Así es afano”, podrían quejarse algunos. Aunque más competitiva, esta etapa sigue exhibiendo resultados futbolísticamente poco plausibles, como un 2 a 2 entre Alemania y Canadá, que hace décadas no accedía a un Mundial de Fútbol, y el 4 a 0 que Suiza, topadora económica, le propina a Portugal.

El “Mundial de la Economía” sería bastante grato para Qatar (en especial si se lo contrasta con el 0-2 que se llevó ya en el primer tiempo del debut ante Ecuador) que recién en semifinales, y por penales, sería superada por los suizos, esos relojitos, que en la final se consagrarían campeones con un nítido 3 a 1 sobre Corea del Sur, mientras Dinamarca se quedaría con el tercer puesto tras ganarle por penales al local.

Goles son amores, por suerte no datos de la economía.

/