La inflación parece comenzar a ceder finalmente, moderando ya con más claridad el alza sostenida que en agosto alcanzó su peak con un registro de 14,1% anual, siendo este el nivel más alto en 30 años. Al siguiente mes, en septiembre, se redujo levemente a 13,7%, y ahora en octubre profundizó esa senda, ubicándose en 12,8%.

Esto, luego que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informara que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del mes pasado registró una variación de 0,5%, lo que se situó bajo las expectativas del mercado que esperaba un aumento de 0,9% a 1%. La cifra, además, es la menor alza mensual desde febrero de este año, cuando tuvo una variación de 0,3%. A su vez, entre enero y octubre el IPC acumula un alza de 11,4%.

Conocido el IPC, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, resaltó que “hemos ya acumulado 1,3 puntos porcentuales menos de inflación que lo que teníamos en agosto. Con esos resultados podemos tener confianza en que las medidas que se han tomado por parte del Banco Central, del gobierno en el manejo de la política fiscal, están teniendo efecto y están logrando generar una inflexión en la evolución de la inflación” y apuntó que “empezamos a ver luz al final del túnel en este periodo que ha sido tan difícil para los hogares chilenos”.

Respecto de lo que se puede esperar para los próximos venideros, el ministro remarcó que si bien “puede haber sorpresas puntuales, lo que vamos a ver en los próximos meses son bajas regulares y sistemáticas en la inflación”.

Los economistas no escondieron su sorpresa a la hora de analizar la cifra. “El dato de octubre muestra una evidente reducción en las presiones sobre los precios. El índice de difusión inflacionaria retrocedió de manera importante y se ubicó en torno a sus promedios históricos. Pero lo más destacable es el hecho que los precios de los bienes, y en particular de los bienes durables y semidurables, hayan caído en circunstancias donde el tipo de cambio mostró movimientos al alza durante el mes”, sostuvieron en el banco Santander.

Desde Inversiones Security indicaron que “las cifras de octubre mostraron una significativa moderación de la tendencia inflacionaria, mucho mayor a la prevista por nosotros. Si bien hay que tener cautela con sacar conclusiones con un solo dato, podríamos estar ante un cambio en la tendencia de las cifras de inflación”.

Esta sorpresa generó de inmediato un cambio en las perspectivas que los economistas tenían para este año y, además ahora se acortaron los meses en que estiman que el IPC anual se mantendría en dos dígitos. Si antes de conocer este dato se esperaba que esto último fuera hasta incluso bien entrado el segundo trimestre de 2023, ahora la perspectiva apunta a que debería ser en marzo o abril. Para el próximo año, en tanto, como un todo, también varios economistas empezaron a ajustar a la baja su proyección.

/