La Agencia Espacial Europea (ESA) informó que se tiene previsto que este martes a las 18:14 GMT el asteroide 2010XC15 pase muy cerca de la Tierra, a una distancia mínima de 772.320 kilómetros, es decir, dos veces la distancia entre nuestro planeta y la Luna.

Los astrónomos de la Universidad de Alaska Fairbanks, en colaboración con el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA, comunicaron que aprovecharán el acercamiento del objeto rocoso, cuyo diámetro es de aproximadamente 180 metros, para estudiar su estructura interna.

Esto se logrará a través de potentes ondas de radio, las cuales serán transmitidas hacia 2010XC15 por la estación del Programa de Investigación de Auroras Activa de Alta Frecuencia (HAARP, por sus siglas en inglés), ubicada en la localidad de Gakona (Alaska). Se tratará de la primera vez que se utilizará el HAARP para el estudio de asteroides.

De acuerdo con los responsables del experimento, denominado como ‘Rebote de asteroides’, las ondas reflejadas en la superficie del cuerpo celeste serán recibidas por dos radiotelescopios situados en el valle de Owens (California) y en la ciudad de Socorro (Nuevo México).

“Lo que es nuevo y lo que estamos tratando de hacer es investigar los interiores de los asteroides con radares de longitud de onda larga y radiotelescopios desde tierra”, precisó Mark Haynes, investigador del JPL, quien detalló que estas “longitudes de onda más largas pueden penetrar el interior de un objeto mucho mejor que las longitudes de onda de radio utilizadas para la comunicación”.

Usando el HAARP para la defensa en caso de impacto de asteroide

El propósito de conocer el interior de un asteroide es determinar si su tamaño pudiera provocar daños sustanciales a la superficie de la Tierra, así como crear programas de detección temprana en caso de un posible impacto (defensa planetaria). “Si conoces la distribución de la masa, puedes hacer que un impactador sea más efectivo, porque sabrás un poco mejor dónde golpear el asteroide”, explicó Haynes.

Se tiene contemplado que entre las 11:00 y las 23:00 GMT de este miércoles se transmitan al asteroide ondas a una frecuencia de 9,6 megahercios en intervalos de dos segundos. No obstante, la distancia a la que se hallará 2010XC15 podría implicar un desafío, apuntó el experto.

En caso de que la prueba resulte exitosa, los científicos podrán investigar el interior del asteroide 99942 Apophis, que se espera que el 13 de abril de 2029 pase muy cerca de nuestro planeta.

Apophis, que mide 340 metros de ancho, fue descubierto en 2004. También es considerado como uno de los asteroides más peligrosos que pueden impactar en la Tierra. “Cuanto más tiempo hay antes de un impacto potencial, más opciones hay para tratar de desviarlo”, comentó Haynes.

UAF / GI / JR Ancheta

/psg