El 11º Juzgado Civil de Santiago rechazó la solicitud que emitió Microplay, tienda de videojuegos, con la cual pretendía declarase en insolvencia.

La empresa había argumentado que sus problemas económicos se debían a tres factores: efectos asociados al estallido social, crisis sanitaria (pandemia) y crisis económica actual y carga financiera.

Sin embargo, y tras analizar el caso, la justicia constató que Microplay no tenía juicios pendientes con efectos patrimoniales; y que por tanto tiene la capacidad para cumplir con sus obligaciones pendientes.

/