En un reciente informe publicado el 13 de enero, la Organización de los Consumidores y Usuarios (Odecu) dio cuenta de la existencia de serias irregularidades en contratos de cementerios de la ciudad de Santiago.

Entre las entidades que fueron objeto de estudio, se encuentran los cementerios Parques de Chile, Parque del Sendero S.A., Cementerio Católico de Maipú (Acoger Santiago S.A.), Nuestros Parques S.A., Los Parques S.A., Funeraria Hogar de Cristo, Corporación María Ayuda y Funeraria Iván Martínez.

Información que desinforma

Desde la Organización de los Consumidores y Usuarios apuntan a una serie de infracciones cometidas por los cementerios, específicamente, en temas como escasez de información, publicidad y contratación de servicios sepulcrales, entre otros.

Y si a información se refiere, el escrito apunta a que existe un incumplimiento de la ley 19.496 de la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores (art. 1. inciso 3), dado que no se le otorga la información básica y oportuna al público para asegurar claridad al momento de negociar un precontrato de servicios.

De esta forma, el consumidor o consumidora del servicio fúnebre no tiene los conocimientos de las condiciones previas de su contrato, lo cual, de cierta forma, lo hace firmar automáticamente con la funeraria que corresponda.

En este apartado, los infractores son: Parque El Manantial, Parque Los Arcos de Melipilla, Parque del Sendero, Parque del Recuerdo, Funeraria Iván Martínez, Funeraria Hogar de Cristo y Cementerio Católico de Maipú.

De las compañías acusadas, la única que accedió a hablar directamente respecto al tema con BioBioChile fue la Funeraria Hogar de Cristo. La institución señaló que “está comprometida con el funcionamiento y la transparencia del mercado fúnebre. Estamos implementando mejoras en nuestro servicio, teniendo como foco entregar lo mejor para las familias chilenas que confían en nosotros”.

Por su parte, y para reforzar su argumento, en Odecu señalan que los cementerios estudiados “no entregan información sobre formas de pago, estipulación de comisiones, obligaciones de pago de cuotas de mantención, valor de estas cuotas, existencia de seguros o efectos de los incumplimientos del pago de la cuota de mantención”, en procesos fundamentales como exhumación de restos y traslados a nichos comunes.

A su vez, la información sobre los respectivos servicios emplea un lenguaje demasiado técnico, hecho que dificulta la comprensión para el usuario y usuaria promedio.

Vulnerabilidad en contratos: sentimental, pero no financiera

La muerte de un ser querido es un momento difícil, más aún, cuando se comienza a vivir el duelo. Sin embargo, esto parece no ser importante a la hora de hacer firmar un acuerdo al usuario o usuaria.

“Un consumidor promedio se ve enfrentado no solo a la rapidez en la contratación de un servicio de esta especie, en un momento vulnerable, sino que además debe estar al tanto de los cobros de intereses, comisiones y otras condiciones”, dice la Odecu.

Información que desinforma

Desde la Organización de los Consumidores y Usuarios apuntan a una serie de infracciones cometidas por los cementerios, específicamente, en temas como escasez de información, publicidad y contratación de servicios sepulcrales, entre otros.

Y si a información se refiere, el escrito apunta a que existe un incumplimiento de la ley 19.496 de la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores (art. 1. inciso 3), dado que no se le otorga la información básica y oportuna al público para asegurar claridad al momento de negociar un precontrato de servicios.

De esta forma, el consumidor o consumidora del servicio fúnebre no tiene los conocimientos de las condiciones previas de su contrato, lo cual, de cierta forma, lo hace firmar automáticamente con la funeraria que corresponda.

En este apartado, los infractores son: Parque El Manantial, Parque Los Arcos de Melipilla, Parque del Sendero, Parque del Recuerdo, Funeraria Iván Martínez, Funeraria Hogar de Cristo y Cementerio Católico de Maipú.

De las compañías acusadas, la única que accedió a hablar directamente respecto al tema con BioBioChile fue la Funeraria Hogar de Cristo. La institución señaló que “está comprometida con el funcionamiento y la transparencia del mercado fúnebre. Estamos implementando mejoras en nuestro servicio, teniendo como foco entregar lo mejor para las familias chilenas que confían en nosotros”.

Por su parte, y para reforzar su argumento, en Odecu señalan que los cementerios estudiados “no entregan información sobre formas de pago, estipulación de comisiones, obligaciones de pago de cuotas de mantención, valor de estas cuotas, existencia de seguros o efectos de los incumplimientos del pago de la cuota de mantención”, en procesos fundamentales como exhumación de restos y traslados a nichos comunes.

A su vez, la información sobre los respectivos servicios emplea un lenguaje demasiado técnico, hecho que dificulta la comprensión para el usuario y usuaria promedio.

Vulnerabilidad en contratos: sentimental, pero no financiera

La muerte de un ser querido es un momento difícil, más aún, cuando se comienza a vivir el duelo. Sin embargo, esto parece no ser importante a la hora de hacer firmar un acuerdo al usuario o usuaria.

“Un consumidor promedio se ve enfrentado no solo a la rapidez en la contratación de un servicio de esta especie, en un momento vulnerable, sino que además debe estar al tanto de los cobros de intereses, comisiones y otras condiciones”, dice la Odecu.

/