“Una derrota dura. El primer gol fue un error nuestro, de concepto, de algo que teníamos conversado y se tomó una mala decisión. Eso duele más, porque era algo conversado, lo habíamos mejorado muchísmo y cometemo ese error“, explicó el ex volante.

“Después cuando queremos despertar, viene el segundo y después ya se hace todo más difícil. Ellos ganan en confianza, nosotros todo lo contrario y luego nos pillan en un error puntual, un error técnico en el 3-0. En el entretiempo corregir, ordenar un poco, emparejar el partido, que creo que se logró a medida“, agregó.

“Ya después pensamos en lo que viene en este tipo de torneos, porque en dos días más estamos jugando. Mucho desgaste, tarjetas y cuando ya no se podía tomamos ese tipo de decisiones“, complementó.

En cuanto a si la derrota chilena pasó por un tema físico, Ormazábal lo descartó de plano. “No, porque fue los primeros minutos. Si hubiéramos jugado el mismo partido de Ecuador y a los 70 minutos nos ganan, porque estamos cansados, te la doy. Como dije antes, el primer error es nuestro de concepto, de algo que habíamos mejorado mucho, una mala decisión”.

“El segundo fue cuando nos estábamos lamentando y el tercero un error técnico, un mal control y nos pillan mal parados. Este partido no pasó por lo físico, por lo menos el resultado. No sabemos qué hubiera pasado después, pero no quiero echarle la culpa a eso porque no fue así“, añadió.

Por otra parte, se le interrogó sobre los cambios en el once estelar, pues sacó a Marcelo Morales y Renato Cordero, quienes jugaron contra Ecuador. Ahora, ingresaron por ellos Yahir Salazar y Cristóbal Castillo.

Morales salió acalambrado el primer partido y sabíamos lo duro que iba a ser con UruguayCordero, dado la experiencia que lo conocemos, los partidos que tuvimos con Brasil, dado esa experiencia teníamos que tomar decisiones y se tomó´la decisión con Castillo que es un jugador que ha jugado muchos partidos”, justificó el estratega.

“Sin duda que tenemos que evaluar que el torneo no muere hoy, tenemos una final contra Bolivia, la clasificación depende absolutamente de nosotros. Tenemos que luchar, eso es, nada más“, sumó.

También habló del cambio de Darío Osorio en el entretiempo. “Estaba con amarilla, estaba reclamando con el árbitro. Son niños, por más que uno crea que son hombres, son niños. Uno tiene que protegerlos muchas veces y tomar decisiones. Por eso fue la decisión, había que ordenar el equipo, que era lo mejor, lo que teníamos que hacer para lo que venía después y las decisiones se fueron tomando muy rápido”.

Además, también le preguntaron por la confianza para lo que viene, que es contra la Selección Boliviana. “La confianza es muy importante y ese el trabajo de nosotros como cuerpo técnico de levantar esto. Tenemos muchas conversaciones con los jugadores, todos los días para saber cómo están y hoy el rol nuestro es olvidar esto lo antes posible y prepararnos para la final“.

“Lo dijimos siempre, este torneo no da para celebrar, no da para lamentarse, porque en 48 hotas estamos jugando. Hoy nos tocó perder feo, eso es lo que duele, porque como hemos dicho. Nosotros tenemos que competir y competir, hoy no lo hicimos y no estuvimos a la altura. Es nuestro trabajo como cuerpo técnico dar vuelta esta situación, llegarle a los jugadores y hacer un partido mucho más competitivo el día martes”, explicó el entrenador.

Por último, habló del siguiente rival que es Bolivia. “Bolivia y Venezuela son los únicos rivales que no enfrentamos en la preparación. La verdad que los he visto por encima, porque me enfoqué en los dos primeros partidos“, manifestó el DT.

“Claramente mi cuerpo técnico ya tenemos hechos los informes, el primer partido con Venezuela lo vimos y hoy no tuve la posibilidad de verlos, pero lo iba siguiendo y creo que hicieron el gol al minuto 80. Es un rival muy duro, como todos y siempre lo hemos dicho. Nosotros para ganar un partido tenemos que sufrir, entregar todo, porque o sino no nos alcanza. Los jugadores lo saben y ahora nos enfrentamos a nuestra primera final”, cerró.

/EMG