Primero, el profesor y abogado Lautaro Ríos, denunció -mediante una carta en El Mercurio- que la propuesta constitucional chilena era un plagio de la Constitución Boliviana de 2009, lo que provocó una serie de reacciones y una discusión pública al respecto, algo que profundizó luego en El Líbero.

Ahora, la exconvencional Carol Bown, junto a Eduardo Cretton, viajaron hasta Bolivia para ver los efectos de la Constitución boliviana y la plurinacionalidad en ese país.

Así, desde La Paz, en un nuevo «Especial Mirada Líbero» Bown explica sus hallazgos.

«Nos hemos reunido con expertos constitucionalistas, gente que fue parte del proceso, exconstituyentes y actuales diputados y ellos mismos nos han señalado que la propuesta chilena va mucho más allá que la actual Constitución Boliviana», comenta Bown.

«Nos dijeron que la propuesta chilena es como la boliviana, pero con esteroides, y que es mucho más grave todo lo que se plantea en materia de plurinacionalidad», explica.

«Nos han dicho que los procesos constituyentes en Latinoamérica se usan para instalar la agenda de la izquierda»

Enfatiza que «nos han dicho que va a afectar mucho más la propuesta de la Convención a Chile que lo que la actual Constitución boliviana, son sus similitudes, ha afectado a Bolivia».

Además, comenta «hay quienes nos han dicho que los procesos constituyentes en Latinoamérica se usan para instalar la agenda de la izquierda, haciendo creer a la ciudadanía que participó en un proceso que no es democrático ni participativo. Se genera odio, división y violencia entre compatriotas».

Agrega que sostuvieron un encuentro con Pedro Portugal, indigenista aymara, opositor al proceso constituyente de Evo Morales, quien les comentó que «la plurinacionalidad, los escaños reservados, la política identitaria más el sistema político, le permitirá a la izquierda radical perpetuarse en el poder, utilizando a los pueblos originarios».

La exconvencional subraya que «las Constituciones con muchos poderes garantizados son inaplicables en muchos aspectos. Esto es tramposo, tienes derecho a todo, pero el Estado no lo puede proveer. El darte derechos a todo es la excusa perfecta para no darte nada».

Diputado boliviano: «¿Cómo puede alguien que odia a Chile ser el gurú del Presidente de Chile?»

Bown se refiere también al exvicepresidente boliviano Álvaro García Linera, que es quien está detrás del proceso constituyente en Bolivia y se le considera «ideólogo» de la plurinacionalidad como tema político.

«Estuvimos con el diputado de La Paz José Manuel Ormachea, quien nos dijo que cuando el Presidente Boric afirmó que García Linera era su gurú, Chile había caído en la trampa». Dijo el diputado: ¿Cómo puede alguien que odia a Chile ser el gurú del Presidente de Chile?»

Acá el video con estas declaraciones:

¿Salida al mar para Bolivia?

Bown, además, aborda la tesis de José Rodriguez Elizondo -periodista, escritor, diplomático y Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales- quien ha expresado su preocupación respecto a la plurinacionalidad y ha dicho que esto podría ayudar a darle una salida al mar a Bolivia por territorio chileno.

«De aprobarse la Constitución una ley va a tener que establecer cuáles son las condiciones en que se desarrollan las autonomías territoriales indígenas. Estas tienen autogobierno y soberanía. Y podría efectivamente pasar esto, que una autonomía territorial decida entregarle salida al mar a ala comunidad», explica.

«Los mismos bolivianos nos decían que cuando tienes un Congreso sin contrapesos, el riesgo es muy grande. Porque de aprobarse la Constitución, al eliminar el Senado, tienes una mayoría en la Cámara sin contrapesos, y puedes hacer los cambios que quieras».

Agrega que «por lo tanto, si se aprueba la Constitución, hay un riesgo de entregarle mar a Bolivia«.

«Evo Morales considera que si gana el Apruebo él gana también»

Respecto a Evo Morales, Bown señala que «él se siente parte del proceso. Si gana el Apruebo, gana Evo Morales, García Linera y el neoconstitucionalismo latinoamericano«. Y agrega que «Evo Morales considera que si gana el Apruebo él gana también».

Por Magdalena Olea para El Líbero

/psg