La acusación tensionó los ánimos entre los partidos de Chile Vamos y Republicanos. Desde la UDI acusaron una “vendetta” política. Esto, luego de que el libelo contra Jackson, que había impulsado Republicanos, se cayera con votos en contra de Chile Vamos.

La de Ríos, de hecho, es la tercera acusación constitucional -en menos de un año- que impulsa la oposición en contra de un personero de Boric y que no logra sortear la Cámara de Diputados. La primer había sido en contra de la entonces ministra del Interior, Izkia Siches, y se cayó luego de que los legisladores acogieran la denominada cuestión previa.