Uno de los grandes placeres que el ser humano busca darse en la vida es viajar al extranjero, pero siempre hay que prestarle atención a las leyes de cada país y estado.

Es que en algunos de ellos existen reglamentaciones que rozan lo ridículo, y cualquier infracción puede conllevar pena de cárcel o millonarias multas.

Acá repasamos las más insólitas e increíbles:

1.- En Alaska, Vermont, Maine y Hawaii, en Estados Unidos, los carteles publicitarios están prohibidos. ¿La razón? Acusan que les arruinan sus paisajes, y que sin ellos se mantiene la belleza natural de estas zonas.

2.- En Grecia, en ciertas zonas históricas a las mujeres no se les permite llevar ¡tacos altos! Eleni Korka, el director de las organización de antigüedades del país, dijo en 2009 que “es para que no dañen las estructuras. Son muy sensibles al tacto y se pueden romper con facilidad”.

3.- Arizona, uno de los estados más poblados de Norteamérica, impide que ¡un burro duerma en tu tina! Al parecer, esta norma se generó en 1924, luego de este animal encontrara una y acostara en su interior. Una represa cercana colapso y la corriente lo arrastró, teniendo que ser salvado por los habitantes.

4.- Sacar al perro a hacer sus necesidades es imprescindible, pero en Turín, Italia, tienes que hacerlo obligatoriamente tres veces al día. Si no la cumples, la multa puede llegar hasta los US$ 600.

5.- En Sudáfrica, es ¡ilegal pelear mano a mano con un oso! ¿Por qué alguien arriesgaría morir haciendo eso?

6.- Australia prohíbe interrumpir a propósito cualquier servicio religioso. Si lo haces, te multarán con US$ 10 mil, e incluso puedes ir a prisión por dos años.

7.- En La Paz, la capital de Bolivia, a las mujeres recién casadas solo les autoriza a beber una copa de vino en un local público. Esto es para evitar que coqueteen con otros hombres. Además, sus maridos ¡pueden solicitar el divorcio! si las pillan en estado de ebriedad.

8.- En Florencia, una de las ciudades más tradicionales de Italia, puedes ser arrestado y encarcelado si te encuentran bebiendo o comiendo cerca de las iglesias y edificios públicos. Como si eso no fuera suficiente, la multa es de US$ 600.

9.- Los habitantes de Mónaco no pueden ir al casino de Monte Carlo. Tal como leyó. ¿A qué se debe esto? Cuando la Princesa Carolina lo abrió al público, en 1800, quiso que todos los ingresos provinieran de extranjeros.

10.- Oshawa, una ciudad de Canadá, castiga a quienes se suban ¡a los árboles! Las autoridades dicen que es para proteger la integridad de sus ciudadanos, dado que una caída puede resultar fatal.

/psg