Key Alves es una reconocida jugadora de voleibol de Brasil. Sin embargo, en las últimas horas no fue noticia por sus dotes deportivos como juega líbero en el Osasco Voleibol Clube o por su búsqueda de asentarse en la selección de su país o de dar el gran salto a las ligas de Europa, sino por una confesión: “Me guste o no, OnlyFans es mi mayor ingreso”.

La atleta de 22 años, quien además se reconoce como modelo e influencer, es la voleibolista profesional con más seguidores en Instagram: 2.3 millones. Incluso superó a las mejores deportistas de su selección como Jaqueline (1.6 millones) y Rosamaria (1.1), mientras que la jugadora turca Zehra Günes, quedó en el segundo lugar con 2.1 millones de seguidores en Instagram.

Y este martes, Key reconoció que gana más dinero posando en la plataforma de contenidos para adultos que con el vóley.

“Voy a hacer mi tercer año en un equipo de voleibol profesional y me considero una atleta profesional. Pero las cosas fuera de la cancha comenzaron a crecer mucho para mí. Así que comencé a prestar un poco más de atención a esa carrera paralela. Me guste o no, hoy es mi mayor ingreso. El negocio es otro, como modelo, influencer, empresaria y emprendedora”, contó en una entrevista con Globoesporte.

“Gano unas 50 veces más con las plataformas digitales que con el voleibol y más en OnlyFans, porque el precio mensual de 16 euros es fijo”, reconoció, quien llegó a cobrar más de 500.000 dólares. Sin embargo, hizo una importante aclaración en relación al sitio que suele tener contenido sin censura para adultos. Ella afirmó que sus producciones no son de ese estilo: “Las fotos que publico en mi página de OnlyFans están totalmente destinadas a sesiones ‘light’ y profesionales. Nada de desnudos ni nada por el estilo. Cualquiera que busque esto en mi perfil no lo encontrará”.

Key contó cómo surgió esta nueva faceta en su vida: “Las cosas fuera de la cancha empezaron a crecer mucho para mí. Entonces comencé a prestar un poco más de atención a una carrera paralela. Me considero deportista y eso fue lo que hizo crecer mi imagen en internet”. Y adelantó que no se queda con esto y que irá por más. Por ello, reconoció que está dispuesta a formar parte en el Big Brother Brasil, el reconocido reality show brasileño, para competir con deportistas de otras disciplinas que cuentan con más seguidores en las redes sociales.

“Desde muy joven, siempre les dije a mis padres que sería conocida en todo el mundo. No era sólo una cara bonita, no era sólo mi talento para el voleibol. Soy muy carismática con mis fans, les doy toda mi atención. Y siempre me gustó eso, aparecer, tomar fotos, trabajar con marketing. Así que creo que ese también es el secreto para alcanzar la marca que he alcanzado hoy”, concluyó.

Fanática del fútbol y simpatizante del Corinthians, Key Alves tiene una gemela llamada Keyt Alves Ramalho (nacieron el 8 de enero de 2000). Su hermana también juega al vóley profesional en el AVG Guarujá y cuenta con 1 millón de seguidores en Instagram.

/psg