Solo once días restan para la primera vuelta de las elecciones presidenciales y los comandos de las distintas candidaturas están volcados tanto en los territorios como en las redes sociales para mantener y sumar nuevos votantes, en medio de un escenario marcado por el gran número de indecisos y una campaña altamente polarizada.

De acuerdo a las últimas encuestas, la cantidad de personas que aún no define por quien votar oscila entre los 15 y 20 puntos, mientras que los abanderados que lideran la carrera, José Antonio Kast (Republicano) y Gabriel Boric (Apruebo Dignidad), no superan el 30% de respaldo, lo cual podría dejar la puerta abierta a una sorpresa.

De hecho, no son pocos los comandos los que apuntan a la posibilidad de que exista un “voto oculto” que cambie el panorama descrito en los estudios de opinión. Es decir, creen que hay personas que dicen sumarse a las posiciones mayoritarias de Kast o Boric, pero que en realidad podrían votar por otras alternativas más moderadas.

Al respecto, el director de Criteria, Cristián Valdivieso, explicó a Emol que “si bien alguna gente se esconde en la indecisión, no es lo mismo hablar de indeciso que de voto oculto, que es una teoría que dice relación con gente que quiere votar por otro candidato y dice estar prefiriendo otro”.

“En este caso, de acuerdo a las encuestas, si hubiera voto oculto, debiera estar en favor de aquellos que no están marcando tanto en las encuestas. Entonces, hay gente que hoy, como la corriente está con Kast, pudiera estar diciendo que está con Kast, pero en el secreto de la urna va a terminar votando Sichel u otra opción”, dijo.

En esa línea, también apuntó que se trata de “gente que, como la corriente está más marcada con Boric, esté pensando a lo mejor en una alternativa intermedia y en la urna se incline por Provoste. Siempre el voto oculto, si es que existe, va en favor de aquellos que no están marcando en las encuestas”.

“Porque los que están marcando muchas veces están inflados por gente que está subiéndose a una marea, pero con una decisión no muy fija y que no es inamovible. Es raro que el voto oculto favorezca a los de arriba, en general son personas que no están expresándose en las encuestas y que se expresan en la elección”, añadió.

¿Dónde estará el voto oculto?

En cuanto a qué posibilidad existe de que se manifieste ese voto oculto en la elección, el cientista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, sostuvo que “es difícil saberlo, pero existen algunas señales de que esto podría ocurrir particularmente en el caso de Yasna Provoste”.

“Su coalición obtuvo cerca de dos millones de votos en las elecciones de concejales, sus alcaldes gobiernan un tercio del país y eligió 10 de los 16 gobernadores. Sin embargo, las encuestas proyectan una votación de Provoste cercana a los 600 mil votos, aunque con ciertas variaciones producto de los cambios en la participación”, apuntó.

En ese sentido, Morales recalcó que “en otras palabras, Provoste estaría sacando sólo un tercio de la votación del pacto, lo que se hace un poco difícil de creer, salvo que los votantes de Nuevo Pacto Social definitivamente se hayan inclinado por opciones más intensas ideológicamente”.

En tanto, el cientista político y académico de la Universidad del Desarrollo, Miguel Ángel Fernández, comentó que “en elecciones con un escenario tan volátil y un ambiente polarizado, aumenta la probabilidad de que las personas – por evitar conflicto con pares o vergüenza social – decidan no comentar públicamente su voto”.

“Durante la campaña de 1999 mucho se habló de la ‘espiral del silencio’ y es muy probable que dicho fenómeno se repita este 21 de noviembre. Así, y a tan poco tiempo de los comicios, muchos ya tienen una idea de por quién votarán, pero otros prefieren esperar a mirar errores o aciertos de quienes podrían apoyar”, subrayó.

Fernández agregó que “por lo general el fenómeno suele darse entre las candidaturas que representan posiciones menos políticamente correctas. Siguiendo esto, existe la posibilidad de que candidaturas como la José Antonio Kast y Gabriel Boric den una sorpresa en la noche de la elección”.

“Pero tampoco se puede descartar que las polémicas que rodean a Sebastián Sichel (Chile Podemos Más) y Franco Parisi (Partido de la Gente) terminen por esconder la verdadera preferencia de un grupo de electores que hoy no declaran públicamente apoyarlos”, advirtió.

Mientras, Morales expresó que “si tenemos cierta cuota de espiral de silencio, y si asumimos que ese espiral de silencio no se distribuye de manera aleatoria en el eje ideológico, entonces es probable que Yasna Provoste tenga alguna porción de voto oculto”.

“Pero esto es muy difícil de precisar salvo por la evidencia objetiva que indica que la coalición de Provoste es la que acumula el mayor número de representantes. De hecho, si sólo se observan los concejales, su pacto tiene el 45% de esa representación”, expuso.

Sin embargo, hay expertos que dudan de que se produzca ese fenómeno. El director de Data Influye, Axel Callis, indicó a este medio que “el único voto incierto es el de Kast y el de Parisi, porque hemos cruzado tendencias y en general los votantes de Provoste, Boric, Sichel, ME-O y Artés son súper conocidos”.

“La mitad de la votación de Kast también es conocida, porque es voto de la UDI. Por lo tanto, el único voto incierto es la envergadura del voto de Kast, porque hay una parte que es de personas que no necesariamente son votantes, no sabemos si son opinión pública, espuma de opinión pública o electores”, indicó.

Callis aseguró que “el votante de Parisi siempre es un enigma, porque hay muchas personas que no tienen conducta electoral en su voto. Entonces, esas son las dos únicas incógnitas, en general el voto oculto es cuando se genera un voto vergonzoso ante cierto mainstream, pero hoy no hay candidaturas avergonzantes”.

/psg